Críticas: Dando la nota

Escrito por

Twitter icon

CAH Dando la nota Portada

Otra vuelta de tuerca a la comedia teen.

Últimamente nos llegan propuestas de cine para, e interpretado por, adolescentes con una vuelta de tuerca más a la constante reinvención del género que, desde los años 80 que irrumpiera con fuerza, ha pasado por las comedias clásicas de John Hughes, el terror de cintas como Destino Final o Sé lo que hicistéis el último verano, a melodramas protagonizados por seres sobrenaturales, la saga Crepúsculo. La tendencia que se está abriendo camino actualmente es la de satirizar y parodiar el cine de adolescentes llevada a veces a extremos como sucede en Spring Breakers, o en un tono mucho más light como en la película que nos ocupa ahora, Dando la nota.

En Dando la nota tenemos gran parte de los clichés que vemos en todas las películas que tienen como escenario un instituto o un campus universitario, la novata, Beca, que aterriza en una universidad por obligación y que a priori no encaja con ninguno de los grupos ya formados anteriormente, ni siquiera con su compañera de habitación. El chico, Jesse, novato y algo perdido también, que a su llegada al campus coincide (oh, sorpresa) con la novata haciendo las prácticas en la emisora de radio, convirtiéndose en grandes amigos. Pero por circunstancias del destino, y casi por casualidad, terminan compitiendo en sendos grupos “enemigos a muerte” de canto a capella, él unido a los más populares de la universidad (si, populares cantando a capella) los Treblemakers, y ella al grupo otrora igual de popular que ellos y lleno de bellezas, The Bellas, quienes tendrán que hacer de tripas corazón y rehacer su grupo con la novata rarita, la gorda, la marimacho, la friki y la más friki todavía.

CAH Dando la nota 2

Bien, ya tenemos los ingredientes de un cóctel que todos sabemos qué sabor tendrá. No hace falta spoilear nada para saber de entrada qué va a pasar entre Beca y Jesse, cómo se resolverán los problemas internos de cada grupo, y quién ganará la competición, entonces, ¿qué tiene de especial Dando la nota? Pues precisamente toda esa conjunción de tópicos sutilmente parodiados tienen como resultado otra de las sorpresas agradables de este año. Digo sutilmente porque hay momentos en los que realmente parece que estemos ante una comedia típica de superación, pero con unos toques de sarcasmo que bien pillados hacen temblar a los defensores del American Way of Life tan competitivo que vemos en programas del tipo American Idol. Pero si hay algo que por encima de todo destaque en Dando la nota, son unos números musicales espectaculares. El empaste de las voces de los propios actores, una selección estupenda de canciones desde los 80 hasta hoy, con temas de Rihanna, Miley Cyrus, Bruno Mars o incluso Gloria Estefan, arregladas para ser interpretadas a capella, y las increíbles coreografías de A.J. Jones, coreógrafo de, entre otros, Justin Bieber y Usher, dan un ritmo tremendo a la película que hace que en ningún momento resulte aburrida, más bien al contrario.

CAH Dando la nota 3

Sin tener un reparto especialmente destacable, salvo por la incontenible cómica australiana Rebel Wilson, el trabajo actoral y musical conjunto funciona a la perfección en una película disfrutable tanto por quienes simplemente van al cine a pasar el rato cargados de palomitas, como por aquellos que esperan ver algo que se salga de los parámetros establecidos. Quizá para mí le falta un poco más de mala leche para ser redonda, pero compensa con las ocasiones en que vemos a los grupos cantar y bailar sobre los escenarios o fuera de ellos (impresionante la batalla de improvisación en la piscina vacía), es por eso que Dando la nota merece ir a verse sin prejuicios de ningún tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *