Bryan Burk presenta Star Trek: En la oscuridad

Escrito por

Twitter icon

Star Trek: En la oscuridad - Chris Pine (Kirk) - Zachary Quinto (Spock)

¿Son suficientes 28 minutos para conseguir un orgasmo… o varios? Gracias a Star Trek. En la oscuridad, unas orejas picudas y un villano con un perfecto acento ‘british’ todo parece posible…

Con la toma, conquista y poder de J.J. Abrams sobre las franquicias de Star Wars y Star Trek, ser trekkie o warsie se ha convertido en transformarse en un retrete unisex de un local de travestis: da lo mismo cómo, con qué o por dónde. Así, la presentación en la Sala IMAX de Parquesur por parte de Bryan Burk de 28 minutos exclusivos de Star Trek: En la oscuridad nos ha dejado claro que da lo mismo que te guste la paella marciana, el gazpacho sideral o la ensaladilla espacial rusa: esta es tu película. Previamente nos indicaron que J.J. Abrams no había podido asistir a la presentación por problemas de estilismo. A la espera de que Tim Burton le recomiende peluquero para dotar de coherencia al matojo y cabeza pensante, Bryan Burk habló sobre el proyecto ofreciendo perfectamente la idea de entretenimiento universal que pretende alcanzar la decimosegunda entrega de la exitosa saga.

Desde la buena acogida en todo el mundo de Star Trek (2009) el reto, exigencias y miras han crecido. Con esta nueva película el objetivo era buscar un motivo para realizarla más allá de una mera secuela. «Decidimos definitivamente que tendría que ser una película mejor. Con más drama, con más acción y una película más grande» explicó Bryan Burk. La filmación en IMAX de la exitosa Misión imposible: Protocolo Fantasma ha desencadenado la vocación de conseguir un espectáculo incluso más impresionante que ver a Tom Cruise colgado el edificio más alto del mundo. La intención es igualar (e incluso superar) el 3D de Avatar de Cameron. «Lo que íbamos a hacer tenía que ser diferente y aquello que van a ver va a ser algo más costoso y preciso, minuciosamente elaborado toma a toma que ha supuesto una labor impresionante», declaró Burk. Además de la calidad visual se ha buscado que el público que vaya a ver la película no haya visto ni sepa lo que es ‘Star Trek’. Esa exploración de crear una cinta accesible a todo tipo de públicos parte de hacer una película para gente que no le gustase el universo que creó la mítica serie. Aquí, el propio Burk se confesó a la audiencia: «Star Trek siempre ha sido una película de extremos incluso en EEUU. Están aquellos que adoran Star Trek y los que piensan que aquellos a los que les gusta están completamente locos. Curiosamente yo formaba parte de este segundo grupo».

Star Trek: En la oscuridad - Benedict Cumberbatch (¿Khan o John Harrison?)

Bryan Burk reconoció que hasta su novia era trekkie y que el objetivo fue hacer una película, como productor, que le gustase a él mismo y, por extensión, a todo aquel que no le gustara. El reboot por encima de la pérdida de personalidad originaria de la ficción se ve compensada por el tratamiento de espectacularidad, propia de Hollywood, sin perder el respeto al gran público ni hacer un film más limitado y con menos recursos. ¿Se acabaron los pijamas interespaciales y nos vamos de pasarela intergaláctica? En 2009 nos dieron suficientes pistas y Star Trek: En la oscuridad se ha ganado su sitio propio entre los grandes proyectos del mainstream del 2013. Sus 28 minutos exclusivos y separados en tres grandes secuencias, aumentan a nivel informativo el prólogo ya visto junto con El Hobbit: un viaje inesperado en salas IMAX. La película no está terminada y aquello que nos ha mostrado no se encuentra ni con sonido ni efectos especiales al completo, pero la sensación en pantalla es netamente orgásmica y de potencial entretenimiento.

Para evitar lanzar spoilers como torpedos de protones, indicar que las secuencias son gratamente espectaculares y entretenidas con homenajes ¿involuntarios? a Origen de Nolan y videojuegos de plataformas. Sobre reglas, amistad y responsabilidad parece orbitar un argumento que va a desembocar en un carrusel de grandilocuentes y explosivas escenas. Los 28 minutos no confirman si Benedict Cumberbatch será realmente Khan —de momento se queda como John Harrison, como gran incógnita de los fans— y aumentan y potencian lo ya ofrecido en trailers y teasers. No faltan, por supuesto, los destellos habituales marca Abrams y la sensación de alcanzar la película definitiva de entretenimiento para masas. Quedamos a la espera de las aventuras del Capitán Kirk (Chris Pine) y un Spock (Zachary Quinto) que nos sigue evocando al también mítico Sheldon Cooper de The Big Bang Theory. Estamos citados para el 5 de julio de 2013. ¿Podremos aguantar o pediremos hora con el terapeuta sexual con tan ansiada espera?

Aquí, una galería del evento por cortesía de MariFG:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *