Atlántida Film Fest: Perfect Sense

Escrito por

Twitter icon

CAH Perfect sense portada

Perdemos el sentido con una nueva propuesta del Atlántida Film Fest.

Era de esperar que, en estos tiempos de crisis y predicciones apocalípticas, surgieran infinidad de historias con el fin del mundo como metáfora de la situación actual. Precisamente esta semana tenemos el estreno con la misma temática de la española Los últimos días, de la que ya hablamos en la web hace unos días, y la proyección en el Festival online Atlantida de Perfect Sense del realizador británico David MacKenzie.

Perfect Sense, premiada como mejor película en el Festival de Edimburgo 2011, es más que una película de género destructivo y “epidémico”, es una reivindicación y exploración de las sensaciones humanas. No intenta contarnos cómo los protagonistas huyen o si se encuentra una cura, como es habitual en las películas con un argumento similar, sino que profundiza en las emociones y en la aceptación de los personajes ante lo que está sucediendo.

CAH Perfect sense

Con un comienzo enormemente poético, amenizado por la melancólica música del compositor alemán Max Richter de fondo, en el que se nos muestra el mundo tal y como lo conocemos y lo imaginamos, todas las cosas que percibimos y que son inherentes a él pero pasan desapercibidas en el día a día, enseguida Perfect Sense nos muestra todas sus cartas: un chef, Michael, que utiliza a las mujeres sin remordimientos, “algún día te enamorarás y te deprimirás” le espetan sus compañeros de trabajo; una epidemióloga, Susan, desencantada de fracasos amorosos; y una extraña enfermedad que se propaga a gran velocidad. Rememorando la frase “el mundo se desmorona y nosotros nos enamoramos” de Casablanca, Michael y Susan, viven su propia historia de amor en medio de una paulatina destrucción de las sensaciones humanas a nivel global, en el que la población sufre de repentinos episodios depresivos, paranoicos, psicóticos y eufóricos, seguidos inmediatamente por la pérdida de uno de sus sentidos. El argumento recuerda mucho a la novela de Saramago Ensayo sobre la ceguera, llevada al cine por Fernando Meirelles en A ciegas, pero a diferencia de la reacción de los afectados reflejados en la novela, luchando por su propia supervivencia con las actitudes más bajas y miserables, en Perfect Sense cada sentido que pierden las personas, hace que valoren aun más los que les quedan, buscando soluciones para superar la pérdida tan brutal que padecen y seguir adelante con sus vidas.

Es la película pues una alegoría de la realidad que vivimos desde hace unos años ante la crisis económica que ocurre en el mundo, vemos cada día a gente que pierde todo lo que necesita para subsistir y que aun así es capaz de seguir adelante con lo poco que le queda, incluso preparándose para algo peor que pueda acontecer. Trasladado a la ficción, los personajes de Perfect Sense intentan sacar provecho de no oler, de no saborear, de no oír…y sobre todo consiguen adaptarse a su nueva situación, transformando la agonía en esperanza, la indiferencia en estimación, lo trivial en lo esencial. Para los personajes protagonistas, y por extensión para el espectador, toda pérdida es superable excepto la emocional, hecho que refleja la última escena, de una belleza conmovedora.

CAH Perfect sense 2

Perfect Sense es de esas películas en las que las sensaciones que deja el contenido domina por completo la percepción que se tiene de ella, pero a pesar de eso, cuenta con una narración que combina perfectamente el relato de la historia con imágenes de distintas civilizaciones aquejadas por la “enfermedad”, mientras una voz en off nos va relatando con todo detalle los efectos que provoca en ellas como si se tratara de un documental. La osadía de MacKenzie al rodar de esta manera, y las interpretaciones a cargo de Ewan McGregor y Eva Green más que notables, apoyadas por una fotografía impecable, construyen una película apasionante y totalmente recomendable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *