Rueda de prensa: No

Escrito por

Twitter icon

CAH NO

Asistimos a la presentación en Madrid del aclamado trabajo de Pablo Larraín.

Un día antes de su estreno en España, los Cines Golem de Madrid recibieron la visita de Pablo Larraín y Gael García Bernal para promocionar la película No, nominada al Oscar y que se centra en la campaña publicitaria que logró apartar del poder a Augusto Pinochet. Director y actor culminaban así una gira europea que les ha llevado por Londres, Berlín y París; y de la que no dudaron en definir Madrid como la parte más disfrutable, tanto por el idioma como por la mayor capacidad de conocimiento de la realidad latinoamericana del público español. Cercanos y atentos, ambos pasaron a contestar las preguntas de la prensa.

 

Pregunta.- ¿Qué perspectiva tenéis de cara a los Oscar?

Gael García Bernal.- Hay mucho amor por la película y esperamos que se mantenga (risas).

Pablo Larraín.- Tenemos mucha competencia, hay películas muy buenas y es sumamente impredecible. Pero la nominación permitirá que mucha más gente se acerque a ella.

Pregunta.- ¿Cómo surge hacer esta película? ¿Por qué en este momento?

Pablo Larraín.- Uno busca historias originales, y esta es bastante desconocida. Muchos saben cómo llegó Pinochet al poder, pero pocos conocen cómo salió. La película mezcla la lógica de la comunicación publicitaria con la de la comunicación política. Nos interesó hacer una historia de la épica de un país que cambió el destino de su sociedad. Ha sido fascinante aproximarse a una historia tan única y que a la vez termina siendo contemporánea.

Pregunta.- En España aún no hemos sido capaces de hacer una película que aglutine el proceso de la transición. ¿Cómo ha sido recibida No en Chile?

Pablo Larraín.- No creo que englobe todo lo que ha pasado. La razón por la que Pinochet fue derrocado fue mucho más amplia: la respuesta de la gente, la oposición… la campaña solo fue el elemento catalizador, el último empujón. Las reacciones al estreno han sido enormemente diversas, lo cual es sano. La película no es condescendiente con ningún sector. No es una película para educar, sino una suerte de mapa de lo que pasó en Chile, de que tras los hechos también ganó una parte del Sí. La derecha ve que muestra una campaña estúpida y no queda contenta con la imagen, mientras la izquierda busca ver legitimada su visión y no lo hace. Se pretende crear una reflexión.

CAH NO 9

Pregunta.- Haciendo abstracción del tema, sorprende la calidad del guión y del montaje. ¿Cómo fue el proceso?

Pablo Larraín.- Hay una obra de teatro de Antonio Skármeta, El plebiscito, en el alma de la película. Ahí ya hay algo interesante, después se hace una investigación de dos años. La montajista tuvo que organizar no solo este material, sino mucho más: se hizo con el trabajo de mucha gente, y con tanto archivo al lado es inevitable compararse estética y narrativamente para que sea verosímil. Los actores tuvieron que trabajar en un registro próximo al documental: sin marcas, sin encuadres, con total libertad.

Gael García Bernal.- Otro punto importante es que muchas personas que salen en la película participaron en la campaña del No y aparecen actuando como defensores del Sí. Pablo introdujo esto como una reconciliación personal con la historia.

Pregunta.- Gael, ¿cómo te has sentido interpretando este personaje?

Gael García Bernal.- Hay muchas claves, nosotros partíamos de un pensamiento, de un impulso de lo que se sentía que estaba bien. La naturaleza humana es así, y lidia con un proceso democrático: eliminar el discurso único. El personaje viene con una carga, la del hecho de ser exiliado, con una narrativa distinta a la vuelta a la justicia. El punto de partida es que, más allá de lo que ganara o perdiera, Pinochet iba a quedar como un demócrata, y además se creía que esta elección iba a estar arreglada. Una vez empieza a trabajar en el No, Saavedra hace un salto cualitativo hacia algo esperanzador: la alegría, que era lo que les iba a dar un triunfo contundente. Esto trajo el afán reconciliatorio, y veo a los que hicieron la campaña como héroes de la democracia.

Pablo Larraín.- Los primeros que tuvieron que derrotar el miedo para convencerse del No fueron ellos mismos.

A continuación os dejamos una galería de imágenes con los mejores momentos de la presentación de la película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *