Críticas: No

Escrito por

Twitter icon

CAH NO portada

Le damos nuestro NO particular a Pinochet con la reseña de la película de Pablo Larraín.

En plena dictadura chilena, y ante la presión internacional, Augusto Pinochet se ve obligado a convocar un referéndum popular en 1988 para la consulta de una posible continuación en el poder o no. En un país tan dividido políticamente, se hace necesario desarrollar unas campañas publicitarias que lleguen a todos los ciudadanos para tratar de convencerles en una posición o en otra. Mientras el poder militar contrata a los directivos de una conocida agencia publicitaria, los opositores hacen lo propio con los trabajadores de esa misma agencia, liderados por René Saavedra, un joven creativo que tendrá que enfrentarse, además de a los escasos medios técnicos que tiene a su alcance para poder realizar su trabajo a espaldas de sus superiores, a estos últimos y a la propia policía del régimen, que llegan incluso a amenazar a su familia. A pesar de que Saavedra no toma partido ideológicamente, tratará de sacar adelante una campaña efectiva para que el NO a la continuidad de Pinochet en el poder triunfe.

Aunque el propio director no esté muy de acuerdo, tras sus dos trabajos anteriores de ficción ambientados en el Chile de la dictadura, Tony Manero y Post Mortem, algunos han querido ver en el nuevo trabajo de Pablo Larraín, NO, el cierre de una trilogía sobre los años autocráticos de Pinochet. Como en todas las sociedades en un momento u otro de la historia, Chile padeció en las décadas de los 70 y 80 del siglo pasado una dictadura militar represiva de la cual consiguió salir gracias al plebiscito celebrado en octubre de 1988 del cual habla la película. El hecho de que NO exponga este acontecimiento desde la perspectiva de la propaganda electoralista evidencia que poco a poco las heridas del pueblo se van cerrando y se le puede dar un tratamiento a las historias sobre la dictadura sin un posicionamiento extremo para ofrecer una visión objetiva de los hechos.

CAH NO 2

Precisamente un indicio de que esa actitud reconciliadora se abre paso, es que parte del elenco de NO son los verdaderos protagonistas de la historia real. De hecho, varias personas de las que participaron en la campaña por el NO, en la película interpretan a censores y promotores a favor de la dictadura. Al frente de un reparto formado por estupendos actores chilenos como Alfredo Castro, Antonia Zegers o Néstor Cantillana, se encuentra el mexicano Gael García Bernal interpretando al publicista Saavedra, con una actuación contenida acorde a su personaje, quien únicamente es consciente de la importancia de lo que está haciendo en el momento en que ve amenazada a su familia.

Muy acertada es la decisión de Larraín de mostrarnos todos los, muy interesantes, archivos originales de las campañas y las noticias de la época, así como el filmar el resto de la película en el mismo formato que aquéllos, con cámaras analógicas de los años 80 con tubo Ikegami. Rodada casi como si fuera un falso documental, sin marcas establecidas con los actores, sin ángulos perfectos y con cámara en mano, consigue que el espectador se meta de lleno en la historia sin sobresaltos visuales que le indiquen si lo que está viendo es ficción o realidad.

CAH NO 3

Basada en el libro El plebiscito del escritor y guionista chileno Antonio Skármeta (El cartero y Pablo Neruda, El baile de la Victoria), y ganadora del Premio Coral a Mejor Película en el Festival Internacional de Cine de La Habana, y a Mejor Película en la Quinzaine de Cannes 2012, NO está también nominada al Oscar 2013 a mejor película de habla no inglesa, buen motivo, aunque no primordial, para disfrutar de esta excelente película que se estrena mañana en los cines de nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *