Berlinale 2013: Día VIII

Escrito por

Twitter icon

CAH Emma Stone

Última jornada de competición en Berlín con la adorable Emma Stone.

Empezamos con la jornada del día, una de las más esperadas para nosotros y de las pocas que tenía una Premiere Mundial dentro de la Sección oficial: Nobody´s Daughter Haewon de Hong Sang Soo. El aclamado director surcoreano (en entornos de festivales, no taquilleros), más habitual en Cannes, presentaba su segunda película a competición en una edición de la Berlinale. La anterior databa del año 2008 con Noche y Día (Bam gua nat). No puede decirse que haya grandes novedades respecto a sus obras precedentes, tanto su contenido como su forma llevan impreso de manera evidente el sello de su autor. La mayor variación que podemos considerar es que la historia está narrada desde el punto de vista de un personaje femenino, pero este cambio se produjo ya en su anterior largometraje In Another Country.

CAH Nobody's daughter Haewon

Haewon (Eunchae Jung) es una chica joven que está relegada a una soledad que no desea, está en una etapa de su vida llena de confusión, su madre acaba de emigrar a Canadá y Haewon está dispuesta a poner fin a su relación con su profesor, un hombre casado con el que no ve ningún futuro. Sang-Soo vuelve a describir a personajes muy complejos, llenos de contradicciones y ofuscados en metas abstractas y muy indiscernibles.

La estructura narrativa carece de un tiempo concreto, aunque el desarrollo de los acontecimientos sea muy sencillo de seguir, hay un plano de Haewon dormida en la biblioteca, insertado en varias ocasiones, que suscita la idea de irrealidad y sueño, que te llevan a dudar si todo lo que nos cuentan es real. Una vez más, el alcohol vuelve a ser un desinhibidor y desatascador de emociones, también es la herramienta para poder llegar al perdón y a olvidar. Rodada casi de manera íntegra en planos secuencia, mediante paneos de cámara y zooms va generando nuevos planos, lo realmente difícil de este recurso es lograr la elegancia que él consigue, el zoom es un recurso siempre muy agresivo y muy poco usado, sobre todo lejos del cine de acción, que Sang-Soo usa de manera muy interesante. Su acogida ha sido bastante fría, aunque como han podido leer, a nosotros sí nos ha convencido mucho.

CAH The croods

A continuación, el que probablemente fuera nuestro último pase en el Berlinale Palast, la sede principal del festival y foco de atracción de la Postdamer Platz, la única película de animación y también en 3D de toda la Sección oficial, aunque fuera de competición: The Croods, dirigida y escrita por Kirk De Micco y Chris Sanders, y proveniente de la factoría DreamWorks. Ambientada en la prehistoria, los Croods son una familia de cavernícolas que trata de sobrevivir en un mundo durísimo lleno de peligros, la sacudida de un terremoto les llevará a tener que salir de su cueva y encontrarse con Guy, que viene a competir con Crug, el cabeza de familia.

Obviamente estamos ante un producto muy diferente de todo lo visto hasta ahora, pero desde luego que hemos agradecido su tono absolutamente despreocupado e ingenuo. Se trata de un film de animación más dirigido a un público infantil, que basa sus gags en el slapstick puro y duro, es decir: en golpes, caídas, burlas… Todo de un punto mucho más físico que hablado,olvidando los momentos más dramáticos, donde pierde mucho interés dado lo previsible que resulta, es un producto bastante divertido con el que pasar un buen rato. Técnicamente está muy bien resuelta, las escenas de persecuciones son realmente espectaculares. Es una de las realizaciones en 3D que más nos ha gustado, haciendo buen uso de éste y sin marear al personal.

CAH Elle s'en va

Y llegamos a la película que cierra la sección competitiva del festival: Elle s’en va de Emmanuelle Bercot. Parece que el paso de Upstream Color por la pantalla del kino 7 de los Cinemaxx ha servido de algo, y por fin podemos decir que a las tres de la tarde en dicha sala hemos visto algo en condiciones. No es nada del otro mundo, ni siquiera está en nuestras favoritas para ningún premio, pero nos conformamos. El mayor atractivo del film era a priori y es, pasada la proyección, su actriz protagonista: la eterna Catherine Deneuve, quien a sus 70 años se encuentra francamente bien. Deneuve interpreta a Bettie, una mujer que acaba de romper su relación personal y que tampoco le va bien en el mundo de los negocios con un bar del que es propietaria.

Lo más destacable del film tal vez sea ese momento de arranque del personaje, un impulso irracional que le lleva a coger el coche en busca simplemente de fumarse un cigarrillo. Un viaje que la llevará muy distintos y variados parajes, con muy diferentes experiencias, algunas más interesantes que otras. Su duración de casi dos horas va en perjuicio de una obra sin pretensiones de ser algo muy complejo, simplemente una road-movie muy agradable de ver que no trasciende especialmente en nada. Mucha musiquita de buena selección, y un tono amable y cercano en su narración y descripción de personajes, que hacen de Elle s’en va un relato con cierto interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *