Berlinale 2013: Día II

Escrito por

Twitter icon

CAH Amanda Seyfried

Amanda Seyfried, la estrella del día en Berlín.

El dia de ayer la Berlinale fue un claro reflejo de la posición actual en la que se haya respecto a otros festivales de primer nivel mundial. Tres de las cuatro películas que se presentaban, las tres estadounidenses, ya tuvieron su esteno en Sundance el mes pasado. El número de premieres mundiales en la sección competitiva es muy reducido, lo que indica que pese a la importancia de su nombre y de su historia, el festival está siendo un tanto ensombrecido por sus competidores. Veremos en próximas ediciones cual es la estrategia a seguir por parte de la dirección del festival, pero lo incuestionable es que es patente cierta pérdida de mercado y de relevancia internacional.

CAH Dolgaya schastlivaya zhizn

Cuestiones vampíricas aparte, nos acercamos a las nueve de la mañana a la Postdamer Platz para el primer pase del día: Dolgaya Schastlivaya Zhizn (A long and happy Life) de Boris Khlebnikov. Perteneciente a la sección oficial a competicion, trata el tema de la expropiación y explotación de espacios naturales pertenecientes a pequeños granjeros, es decir, una temática muy similar a la de Promised Land que vimos ayer. Shasa (Alexander Yatsenko) es el protagonista del film, un personaje muy interesante por su falta de decisión y determinación, muy en la linea del Antonie Doinel creado por Jean-Pierre Léaud y Françoise Truffaut, un tipo errático e imprevisible al que los avatares que se producen en su vida le van haciendo cambiar de idea. Al igual que al personaje, a la película también le falta definición en su estilo narrativo, cayendo en muchas arritmias y tiempos muertos, y sobre en todo en la falta de desarrollo dramático en los personajes secundarios.

CAH Don Jon's addiction

Empezamos la retahila de largometrajes estadounidenses con Don Jon’s Addiction, la ópera prima de Joseph Gordon-Levitt, ácida crítica de los programas televisivos tipo Jersey Shore y derivados, de la autohumillación que hace de su propio cliché como actor fuera de la pantallas (al igual que el personaje que interpreta Scarlett Johansson) etc. La pelicula admite múltiples lecturas, más allá de ser un producto fresco y atractivo en su apariencia. Es una parodia realmente inteligente y voraz, divertidísima gracias a su capacidad para la exageración y el delirio. Es una especie de espejo deformado de Michael Fassbender en Shame, no sólo en lo radicalmente distinto del tratamiento formal sino también en el arco dramático de sus personajes: mientras que Fassbender camina hacia el infierno, Gordon-Levitt va hacia la salvación. Por supuesto que no trasciende como el film de Steve McQueen, tampoco lo pretende, pero sí que es una interesante opinión sobre la adicción al sexo. Un guiño sutil bastante divertido y a destacar es el del personaje de la madre, interpretado por Kim Cattrall, Samantha en Sexo en Nueva York en donde hacía las veces de ninfómana. De tal palo tal astilla.

CAH The necessary death of Charlie Countryman

Volvemos a la sección oficial de competición con The Necessary Death of Charlie Countryman de Fredrik Bond, la que posiblemente sea la peor película hasta el momento que hemos visto en este Festival. Se nos antoja realmente complicado salvar algún aspecto, ni siquiera a algún actor o actriz. Que seamos incapaces de creernos algo de lo que diga o haga Shia Labeouf no nos coge por sopresa, lo raro es que también Evan Rachel Wood esté a la misma altura que su compañero de reparto. El argumento más que surrealista o poco creíble, es absolutamenge ininteligible: Charlie viaje a Bucarest tras la muerte de su madre, quien en una ensoñación le había comunicado a su hijo que tenía que viajar a la ciudad en cuestión, en pleno vuelo hacia Rumanía, su compañero de asiento también morirá para después reaparecer en las visiones de Charlie dejándole otra misión que cumplir (el chiste de El sexto sentido lo hacen en la misma película, afortunadamente). La hija del pasajero muerto, casualidades de la vida, es Evan Rachel Wood. Más allá de su guion, la narración no se sostiene por ningún lado, el exceso de la música para tapar otros defectos, el uso constante de planos ralentizados, la mezcla de géneros que da un tono indefinido e incomprensible a su conjunto… Bond, proveniente del mundo de la publicidad, realiza toda una colección de distintos recursos cinematográficos realmente mal ejecutados.

lovelace d20_268.NEF

Y para cerrar la jornada, nos íbamos a conocer otro cine más, el Friedrichstadt Palast situado muy cerca del rio Spree y de la Puerta de Brandeburgo. Allí vimos Lovelace de Robert Epstein, que estaba allí para presentar el film junto a Amanda Seifried y Peter Saasgard, los dos actores principales que forman una pareja realmente brillante en pantalla. Lovelace es un muy interesante biopic sobre Linda Marchiano, más conocida como Linda Lovelace, la protagonista de Garganta Profunda, el mito del cine porno. La película de Robert Epstein destaca ante todo por la inteligente reflexión de los mecanismos cinematográficos para narrar, del poder de manipulación que tiene el cine para hacer de una misma historia relatos absolutamente distintos. Está dividida en dos partes claramente diferenciadas: la primera parte es un cuento de hadas lleno de puntos cómicos, un ascenso a la fama y al éxito con pequeños obstáculos pero cuya meta merece la pena. La segunda parte hace de este cuento una auténtica tragedia, trata de sacar a la luz todo el mundo oscuro que podía intuirse muy sutilmente en la primera parte. Partiendo de esas escenas que ya nos habían “mostrado”, la narración va volviendo en flashbacks a esos instantes para poder interpretarlos de forma inversa. Buena película si bien es cierto que su moraleja final nos deja bastante frios y nos parece del todo innecesaria. Al igual que Gordon-Levitt escogía a Cattrall para hacer el papel de su madre en la película, Epstein elige a Sharon Stone como la madre mojigata de Seyfried, otro pequeño guiño metacinematográfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *