Festival 4+1, clausura y conclusiones

Escrito por

Twitter icon

El Festival de Cine 4+1 cierra su edición con dos películas proyectadas fuera de concurso: Into the Abyss y 3.11 A Sense of Home Films; y con la ganadora de este certamen, La demora de Rodrigo Plá.

Con motivo de la retrospectiva que se le rinde a Werner Herzog, el certamen proyectaba su último trabajo documental Into the Abyss, película brevemente posterior a La cueva de los sueños olvidados. El director plasma en pantalla el caso de un crimen ocurrido diez años atrás y cuyos asesino se encuentra en una penitenciaria texana a la espera de que se le aplique la pena capital. Herzog vuelve a dar muestras de su gran capacidad para plantear los dilemas frontalmente y para tejer un discurso cuyas múltiples lecturas dan muestra de la complejidad de la vida, del derecho a arrebatarla, de entender a cada protagonista de esta durísima historia dando voz a cada una de las partes en un proceso de pena de muerte: desde el asesino que será ejecutado hasta los familiares de las víctimas, pasando también por los oficiales encargados de compartir las últimas horas con los presos; todas las perspectivas están contempladas y todas ellas de muestran de forma honesta y veraz ante cámara. Más allá de ser una reflexión sobre la pena de muerte, se trata de una gran descripción de la sociedad estadounidense y sobre todo de una profunda exploración del alma humana. Aunque su paso haya tenido menos relevancia que ésta última, consideramos desde aquí (y en esto también coinciden otros compañeros que tuvieron la ocasión de verla en el D’A 2012) que Into the Abyss es muy superior a sus anteriores trabajos documentales.

En cuanto a 3.11 A Sense of Home Films, se trata de una compilación de veinte cortometrajes dirigidos por cineastas de todo el mundo para honrar a las víctimas del terremoto sufrido en marzo de 2011 en Japón. Naomi Kawase, directora de Shara o El bosque del luto entre otras películas, es la propulsora de este proyecto cuyo nombre viene dado por dos motivos, el primero para crear una sensación de hogar para intentar arropar y consolar emocionalmente a quiénes sufrieron daños por el terremoto; y en segundo lugar, referenciar a través del 3.11 el tiempo que tardó el agua en llevarse por delante centenares de casas y vidas humanas, de ahí que cada fragmento tenga esa duración de tres minutos y once segundos. Como siempre sucede en este tipo de obras se hace muy complicada hacer una valoración global del conjunto, si tuviéramos que dar un veredicto general diríamos que las bondades del trabajo superan a su calidad cinematográfica. Destacan positivamente, por encima del resto, las partes realizadas por Isaki Lacuesta y Apichatpong Weerasethakul; el otro aporte español proveniente de Víctor Erice resulta bastante irrelevante y de escaso interés.

Conclusiones sobre el festival

Para nosotros ha sido una sorpresa que La Demora se llevara el premio del público considerando, en nuestra opinión, que había mejores propuestas, de más calado, de mayor calidad y riesgo: Bellflower, Life Without Principle y The Ballad of Genesis and Lady Jaye eran nuestras favoritas y, a nuestro juicio, muy superiores a la ganadora.

Nosotros abrimos el festival con la película de Rodrigo Plá con lo que llegábamos frescos, expectantes y sin condicionantes, y la impresión que tuvimos fue más bien frustrante. Ni los personajes, ni su tono melodramático, no aporta nada visual y narrativamente hablando. En definitiva, fácil de olvidar nada más salir de la sala.

Más allá de gustos personales, que de eso va el premio del público, el festival nos deja con muy buen sabor de boca. La notable asistencia del público, al menos en lo que a Madrid se refiere, pone en evidencia que la gente está interesada en acudir al cine, a cine muy independiente y en versión original para ser concretos. Y es que el hecho de que las entradas estuvieran a 3€ también ha influido decisivamente. Esperamos que esto sirva como toque de atención general a la industria y al gobierno de este país que cada día ponen más obstáculos para el disfrute de la cultura.

Sin querer entrar en debates sobre internet, la piratería y las nuevas ventanas, es obvio que hay que regular un nuevo sistema. Hay que recordar además que esta colección de películas tiene un común denominador: no han llegado a estrenarse en salas comerciales en los países organizadores del festival; de hecho Amour de Michael Haneke, reciente ganadora de la Palma de Oro en Cannes, no tiene fecha de estreno en España. Estamos hablando no solo de una película fundamental en lo que va de año, sino que además está dirigida por uno de los autores más relevantes de la actualidad. Éste es un ejemplo representativo de todas las obras que llegan a realizarse y que por distintos motivos no están a disposición del gran público, lo que también hace reforzar la idea de lo necesarios que son los festivales de cine que están sufriendo también enormes recortes que merman de manera determinante la calidad del certamen, y que incluso están provocando sus desapariciones. Otro debate también sería el de las películas que sí llegan a estrenarse, pero que lo hacen de una manera más que dudosa; Holy Motors de Leos Carax sería un claro ejemplo de ello, con quince copias repartidas en diez ciudades.

En resumidas cuentas, muchísimas gracias a la organización del Festival simultáneo 4+1 y a la Fundación Mapfre por habernos permitido la asistencia, y por ser la voz de aquellos a los que nadie parece escuchar.

Crónica de Mara Lupino y Dean Moriarty

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *