El camino a los Oscars (IV)

Escrito por

Twitter icon

Toca repasar los favoritos para llevarse el Oscar al mejor actor de reparto.

MEJOR ACTOR SECUNDARIO:

La categoría principal es emocionante porque los seis contendientes principales son todos ellos muy fuertes y casi cualquiera podría tanto ser ignorado finalmente como ganar, pero al fin y al cabo son solo seis contendientes fuertes (Cooper, Hawkes, Jackman, Lewis, Phoenix y Washington). En la categoría de reparto, sin embargo, tenemos muchos más contendientes igual de fuertes.

El primero de los cuales es Tommy Lee Jones por Lincoln: un actor adorado en Hollywood (solo tres nominaciones, de acuerdo, pero una absolutamente inesperada y otra que acabó en victoria), en una película del perfil de Lincoln, robándole la película nada menos que al dos veces ganador del oscar Daniel Day Lewis y a la dos veces ganadora del Oscar Sally Field. Eso es garantía, al menos, de nominación. Con críticas así podría ganar, pero, amigo, este año se necesita más que eso, y Jones ya tiene un Oscar, lo que podría perjudicarle.

Porque también tiene un Oscar y también es uno de los actores más respetados del momento Philip Seymour Hoffman (tres nominaciones y un Oscar en cuatro años), y sus críticas por The Master son igualmente inmejorables y llenas de panegíricos y delirios varios. Otra nominación que parece garantizada, salvo por aquello de que The Master parece estar perdiendo el favor de la industria y la categoría está atestada de gente, pero los críticos probablemente le den el empujón extra cuando empiecen a repartir sus premios en diciembre.

Y también es un veterano con Oscar y respetadísimo Alan Arkin, también está en una película de perfil destacadísimo (Argo, por el momento, y hasta que Pi, los miserables o Django digan lo contrario, la candidata más fuerte a Mejor Película) y, aunque sus críticas no son tan sensacionales, sí figura como el actor más destacado de un elenco inmaculado. Al parecer su papel es pequeño y con menos posibilidades de lucimiento que los de Jones, Hoffmann y otros rivales que veremos, pero compensa esto con una cosa que público y Academia adoran: es el toque cómico en Argo, el de la puya sarcástica en el momento tenso, el robaplanos gracioso. Si Argo es nuestra vencedora o una de las más posibles vencedoras, alguno de sus actores estará nominado, y Arkin tiene todas las papeletas. Ojo también a los premios del Sindicato de Actores, donde puede ganar, como compensación por haber perdido en 2006 a pesar de que luego ganó el Oscar. El SAG suele premiar películas populares como Argo, por encima de películas prestigiosas.

¡Y más veteranos con Oscar en películas gordas! Robert De Niro en Silver Linings Playbook, después de una sequía de buenos papeles que duraba ya más de 10 años, consigue críticas muy favorables y, siendo él quien es, y siendo su película una candidata tan segura a la nominación a Mejor Película, lo lógico es que estuviera nominado. Sin embargo, por buenas que sean sus críticas, al contrario que Jones, Hoffman y Arkin, nadie lo destaca como el mejor del elenco: Lawrence y Cooper, en ese orden, son la reina y el rey del show. No nos olvidemos del sistema de votación preferencial de los Oscars, por el cual, simplificando, no es nominado quien más votos consigue, sino quien más votos  del primer lugar de una lista de 5 consigue. Es de suponer que, salvo el propio De Niro y el resto de participantes en la película, un votante normal a quien haya gustado mucho la película pero también le hayan gustado otras, pueda poner a Lawrence e incluso a Cooper en el puesto #1 de su voto, pero en actor secundario votar por alguien de otra película que también le guste, puesto que De Niro no es el más destacado de SLP. En ese sentido pienso que De Niro puede ser vulnerable, aun reconociendo que en cualquier otro año su nominación estaría garantizada.

La cosa está animada, ¿verdad? Pues sigamos con más veteranos con Oscar: Russell Crowe hace en Los miserables de Javert, el antagonista, y para muchísima gente el mejor papel de la obra, quien la roba (dentro de que es una obra donde hay muchos papeles secundarios de los que podría decirse lo mismo) y se queda con el público. No quiero desvelar mucho de la trama por si queda alguien que no la conozca, pero efectivamente, es un personaje jugoso con una última escena que corta la respiración. Crowe cayó medio en desgracia en la industria por su actitud en el 2001, pero no deja de ser cierto que ha seguido al pie del cañón y que, después de castigarle sin nominación varias veces (Master & Commander, Cinderella Man), es probable que se considere que ya ha expiado sus pecados. Cualquier otro veterano de su talla tendría la nominación asegurada por este papel, pero en su caso está por ver hasta que punto lo han perdonado. Como sucede con todas mis predicciones relativas a Los miserables, todo está en el aire hasta que la película sea vista, pero si resulta ser buena, quien haga de Javert estará nominado, aunque sea Crowe.

Estando estos cinco veteranos ya oscarizados, podríamos decir que en cuanto llegue uno que no tenga Oscar y tenga tan buenas críticas como ellos ganará, y eso es exactamente lo que puede pasar si Django Unchained es tan buena como parece, y el papel de DiCaprio tan roba-planos como todos creemos. DiCaprio lleva tres nominaciones sin premio y, no solo eso, sino que además ha sido el protagonista de dos ganadoras del Oscar a Mejor Película, y de otras tres nominadas. Hollywood sabe que es uno de sus mayores y mejores activos (tanto o más que Brad Pitt y George Clooney) y está buscando la manera de recompensarle desde hace tiempo. Y como vimos en el caso de Anne Hathaway, si un actor habitualmente principal y que cuente con un par de nominaciones previas, hace un papelillo secundario pero jugoso, las posibilidades de que aprovechen la ocasión para premiarlo son muy altas. Y más aún cuando la mayoría de sus rivales ya tienen Oscar. El omnipresente Harvey Weinstein ya ha declarado que la interpretación de Leo es genial (desde luego, al menos por el trailer, parece más relajado y menos forzado que en sus últimos trabajos) y que, si le dejan al chico en sus manos, ganará el Oscar. Pues bien, ya está en sus manos. Ahora solo falta que la crítica esté de acuerdo en que la interpretación es al menos buena, y la película también. Si está nominado, muy probablemente gane, salvo que la Academia se vuelva tan loca por Los miserables que hagan un barrido tipo El señor de los anillos o El paciente inglés.

Y por seguir con Django, en ella también tienen papeles buenos otros veteranos, uno con Oscar (Cristoph Waltz) y otro sin pero con nominación (Samuel L. Jackson). De momento todo parece orquestado por Harvey para que sea DiCaprio la estrella del plantel de secundarios de la peli de Tarantino, pero no dudéis de que puede cambiar de canción si las críticas favorecen al también falto de Oscar Jackson. Waltz no va a ganar otra vez por otra de Tarantino, pero por poder, podría estar nominado si las críticas acompañan.

Recapitulando lo anterior, vemos un plantel de ocho veteranos con Oscars o nominaciones a mansalva en su currículo luchando por 5 puestos, lo que ya nos da idea de lo difícil de la categoría, pero hay más: en toda la historia de los Oscars, JAMÁS ha habido un solo año en que esta categoría estuviera íntegramente formada por gente que ya había recibido alguna nominación previa. Es más, de media suele haber más de dos novatos cada año, muchas veces hay hasta cuatro, y alguna vez todos los nominados eran vírgenes.

Es una estadística potente, que hace dudar de que realmente nuestra categoría vaya a estar íntegramente poblada de nombres tan mega famosos. Si realmente estos son los candidatos más fuertes, técnicamente podría suceder, y para todo hay una primera vez (nadie había ganado un segundo Oscar principal por una película que no estuviera nominada a mejor película hasta que Ingrid Bergman lo hizo, por ejemplo). Pero la prudencia aconseja mirar más allá de estos nombres.

Y la prudencia aconseja mirar primero en las películas que más posibilidades tienen de pegar fuerte en todas las categorías y no solo en ésta, así que, volvemos a Los miserables. Además de Javert, que es casi tan protagonista como Jean Valjean, el show cuenta con otros tres papeles con más o menos miga: Sacha Baron Cohen interpreta a Thénardier, el villano (que no antagonista, ese es Javert) que además sirve de contrapunto cómico (aunque con un humor muy negro) dentro de la tragedia generalizada. Tiene dos o tres números musicales jugosos y una coda final que el público siempre agradece. Eddie Redmayne interpreta a Marius, personaje esencialmente soso pero con mucho peso en la trama y algún momento de lucimiento individual (su solo, Empty Chairs at Empty Tables, entre otros). Como personaje soso que es, necesita de un actor que le dé más vida de la que tiene sobre el papel. Si Redmayne consigue hacer eso, habrá que estar atentos a una posible nominación. Y por último Aaron Tveit interpreta a Enjolras, líder de los estudiantes, un papel que, como mucho, tiene fuerza simbólica pero que yo jamás consideraría para premios. Y sin embargo, Michael Maguire, que interpretó el papel en su estreno de Broadway, fue el único de los actores secundarios de la obra que fue nominado a los dos premios de teatro más importantes de EEUU, el Tony y el Drama Desk. Supongo que podemos atribuirlo al actor y no al papel, porque quien conozca la obra sabe que el papel es mínimo (si Javert es secundario Enjolras sería algo así como cuaternario). Si tiene que haber un nuevo, mi apuesta es para Sacha Baron Cohen, que tiene un papel muy lucido y lleva ya un tiempo dando unos buenos duros a la industria, pero de momento es dar palos de ciego.

Otros posibles novatos son Dwight Henry, de Beasts of the Southern Wild, e Ewan McGregor, por Lo imposible. El primero tiene un rol casi tan principal como la pequeña Quvenzhane Wallis, pero la película es tan independiente, y él tan desconocido, que me parece una apuesta algo suicida. McGregor parece estar en una posición algo más sólida, pues es mucho más conocido, Lo imposible será una película mucho más vista al menos por el público, y tiene esa escena al teléfono que repiten en todas partes como uno de los momentos más conmovedores de la cinta. Si ninguno de los chicos de Los Miserables coge el suficiente impulso, McGregor podría ser nuestro novato.

También el Matthew McConaughey de Magic Mike tuvo muy buenas críticas y la película fue un exitazo en USA, y además parece ser su año con unas doscientas películas estrenadas, pero cuesta imaginarse a los miembros de la Academia, mayoritariamente varones y mayoritariamente ancianos, celebrando o incluso queriendo ver una película sobre hombres desnudos. Aun así, por su fama y por la popularidad de la película, sería un fuerte candidato a la nominación al Globo de Oro y al Premio del Sindicato de Actores, que están más influidos por estos dos factores, fama del actor y popularidad de la película, incluso más que el Oscar. Y si consigue colarse en esos dos eventos, tiene ya más papeletas que nadie para ser nominado también al Oscar.

Finalmente, rebañando ya el fondo del plato, rebuscando posibles púgiles, se me ocurre nombrar a algún otro del muy celebrado reparto coral de Argo, aunque sus roles sean aún más limitados que el de Arkin (Bryan Cranston o John Goodman son los siguientes más alabados), y a algunos del reparto coral de Lincoln (James Spader y David Strathairn pueden llegar a tener alguna posibilidad). Jude Law ha tenido críticas muy buenas por Anna Karenina, pero la película ha caído tan estrepitosamente… Y William H. Macy se supone que tiene alguna escena divertida en Las sesiones como cura que orienta al protagonista sobre lo pecaminoso o no de su deseo de desvirgarse, papel que podría haber dado juego pero al parecer se queda en un par de frases afortunadas. También puede colarse la nota exótica de Suraj Sharma por La vida de Pi (en la línea de previos nominados como Ngor o Mako). Y también puede ser que Zero Dark Thirty tenga un papel secundario goloso para algún actor. Todos ellos púgiles que en otros años habrían tenido posibilidades, pero que este año parece que se van a tener que conformar con que sus compañeros de película les cuenten la ceremonia por whatsapp. Aunque si los incluyo es porque nada está decidido aún, y hasta el más inopinado puede acabar teniendo empuje…

Tampoco quiero olvidarme de una posibilidad remotísima pero no del todo cerrada: puesto que Bruce Willis ha tenido un año tan bueno estrenando dos películas maravillosas para la crítica (Moonrise Kingdom y Looper) algún grupo de críticos podría considerar darle un premio conjunto por las dos interpretaciones. Si el ejemplo cunde y no es solo un grupo de críticos quien lo hace, puede que aquí tengamos a nuestro novato. Y ya sería gracioso que Willis consiguiera su primera nominación al Oscar en el año más competitivo que se recuerda. Lo malo es que el Oscar solo permite estar nominado por una sola película, y no sé yo cuántos votarán por él si solo pueden hacerlo por Moonrise Kingdom (asumo que Looper no es película de lucimiento actoral, o al menos no tanto como la de Wes Anderson).

Para ganarlo apostaría por DiCaprio o Crowe si consiguen la nominación, pero como eso aún no está garantizado, esta es mi quiniela, de más posible nominado a menos:

  1. Tommy Lee Jones (Lincoln)
  2. Alan Arkin (Argo)
  3. Philip Seymour Hoffman (The Master)
  4. Leonardo DiCaprio (Django Unchained)
  5. Russell Crowe (Los miserables)

Y los suplentes:

  1. Robert De Niro (Silver Linings Playbook)
  2. Sacha Baron Cohen (Los miserables)
  3. Matthew McConaughey (Magic Mike)
  4. Ewan McGregor (Lo imposible)
  5. Dwight Henry (Beasts of the Southern Wild)
  6. Eddie Redmayne (Los miserables)
  7. Samuel L. Jackson (Django Unchained)
  8. Suraj Sharma (Vida de Pi)
  9. Cualquiera de los miles de actores de reparto que parece tener Zero Dark Thirty
  10. Bruce Willis (Moonrise Kingdom)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *