El camino a los Oscars (II)

Escrito por

Twitter icon

Segunda parte de nuestro especial Oscars, McTeague nos habla de las actrices favoritas en la carrera por la estatuilla.

LAS DAMAS

Los que me leísteis el año pasado ya sabéis que me gusta empezar a comentar la carrera por los Oscars de interpretación por las damas, que suelen ser más divertidas por aquello de que hay tan pocos buenos papeles femeninos en Hollywood que siempre nos podemos echar unas risas a costa de lo que han tenido que premiar. Y sin embargo este año la cosa parece aburrida con el género femenino.

Podéis decir que lo oísteis aquí primero: el Oscar a mejor actriz principal lo va a ganar Jennifer Lawrence por Silver Linings Playbook, y el Oscar a mejor actriz secundaria lo va a ganar Anne Hathaway por Los miserables.

“¿De verdad así de cantada parece la cosa?”, quizá os preguntéis.

Pues sí y no, pero el “no” se debe única y exclusivamente a que nadie ha visto aún Los miserables, algo que a estas alturas perece un mero formalismo… Pero avancemos con orden y concierto, y separemos principales de secundarias.

MEJOR ACTRIZ PRINCIPAL

Enhorabuena por tu Oscar, Jennifer Lawrence, has tenido uno de los mayores éxitos de taquilla de 2012, y uno de los escasísimos en estar liderado por una mujer: Los juegos del hambre. Además, has tenido el talento para convencer a David O. Russell de que ninguna era más indicada que tú para interpretar el papel de Tiffany en Silver Linings Playbook a pesar de ser unos 8 o 10 años más joven de lo que el personaje es en el libro (a Russell le gustó tanto su prueba que cambió la edad en el guión para poder contar con ella). Has tenido el buen ojo (y la suerte) de que la película parece muy buena, y casi con toda seguridad estará nominada a mejor película, arrasando en cuantos festivales se ha estrenado, tanto entre el público como entre la crítica. Y las mejores críticas de un elenco que cuenta con Robert De Niro, Bradley Cooper o Jackie Weaver son para ti. Pero, sobre todo, has tenido la enorme suerte de que tu película se estrene en el año más flojo para la categoría de “Mejor actriz principal” desde 2005, estando prácticamente solita en la competición.

La única persona de su mismo sexo con críticas similares y una película igualmente prestigiosa resulta que no es una mujer, sino una niña, la pequeña Quvenzhané Wallis, de la película Beasts of the Southern Wild. Los Oscars antes solían premiar a los niños con Oscars especiales o relegarlos a la categoría de actores de reparto aunque la película fuera suya, eso cambió, en una de las sorpresas Oscarológicas (perdón por el palabro) más memorables de los últimos años, con la magnífica Keisha Castle-Hughes de Whale Rider, promocionada en la categoría de reparto por su estudio pero “corregida” por la Academia y nominada en la categoría principal. Gracias a ella, desde que se estrenó Beasts of the Southern Wild en el festival de Sundance, todo el mundo pensó que la niña Wallis (6 añitos cuando rodó la película) podría también estar nominada como mejor actriz principal. De nuevo surgieron las voces de duda sobre si una interpretación así es más mérito del director que de la actriz, o de si es conveniente nominar a gente tan joven, etc. Pero la chiquilla ha ido recorriendo los festivales del mundo, concediendo entrevistas, hablando en ruedas de prensa, posando… y conquista por donde pasa, como su película. Oprah Winfrey ya está haciendo campaña por ella y, como Lawrence, tiene a su favor lo escasamente competitivo de la categoría este año, donde solamente ellas dos tienen grandes críticas por grandes películas. Siendo tan joven, no teniendo nominaciones previas, y siendo su película, pese a las buenas críticas, un proyecto indie hecho con cuatro duros, parece casi imposible que gane a Lawrence, pero si alguien puede darle un susto, es ella.

El resto es tratar de decidir quiénes serán el relleno para los otros tres puestos de nominada a cubrir, como si alguna de ellas tuviera la más mínima posibilidad de ganar.  Aquí la cosa sí se pone algo más divertida, porque puede resultar que la Academia tenga que ponerse toda snob y empezar a nominar extranjeros, o por el contrario pueden ir de perdidos al río y nominar gente y películas con críticas muy tibias.

Helen Mirren, por ejemplo, cuenta con el beneficio de la duda. Casi nadie ha visto aún Hitchcock, pero sí se sabe que la película no es el biopic clásico del director, sino que se centra en la relación entre él y su esposa Alma durante la producción de Psicosis. Mirren interpreta a Alma, la Academia adora a Helen Mirren y, aunque la película tampoco pinta a obra maestra, el trailer sí dejaba ver un guión jugoso para Mirren, lleno de réplicas sarcásticas. Parece exactamente el tipo de película que la Academia nomina en apartados interpretativos independientemente de que sea muy buena o no, y ante la falta de otros contendientes más potentes, no hay razón para pensar que la actriz británica no recibirá la que sería su quinta nominación.

Y a partir de aquí, cualquiera puede dejar que sus preferencias coloreen sus predicciones. Básicamente tenemos seis posibilidades y una incógnita para dos plazas. Las seis posibilidades serían:

Dos posibilidades francesas: Emmanuelle Riva por Amour y Marion Cotillard por De rouille et d’os. Aparentemente la Cotillard, siendo ya una ganadora del Oscar y una estrella mundial, tendría más papeletas por un papel que a priori parece hecho para gustar a la Academia, pero la película de Audiard no termina de apasionar al público o a la crítica, y las nominaciones a intérpretes en lengua extranjera suelen venir por películas que sí apasionan y ellas mismas, como películas, tienen posibilidades en otras categorías. Y en esa situación estaría Riva, pues la película de Haneke parece ser la niña bonita de la crítica este año, es una muy posible candidata a estar nominada a Mejor Película Extranjera y Mejor Guión Original, y todo el mundo parece deshacerse en elogios para sus actores.  Riva necesitará ganar más de un premio gordo de la crítica si quiere llegar a la nominación al Oscar, y tiene posibilidades de ganar al menos en Los Angeles y en la Nacional Society of Film Critics. Pero también podría ser que la película acabara siendo muy pequeña, muy dura y muy extranjera para Hollywood. De momento yo apuesto por su nominación, pero de manera dubitativa.

Dos posibilidades británicas: Naomi Watts por Lo imposible y Keira Knightley por Anna Karenina. Como indicaba cuando comentaba la carrera a Mejor Película, Lo imposible tiene unos handicaps que superar (ser una producción extranjera, ser una película, a priori, de género, y estrenarse muy, muy tarde en USA), pero si los supera, la Watts y su película han tenido críticas lo suficientemente buenas como para una nominación a mejor actriz. En su contra, además, tiene que muchos pueden percibir su papel como algo que solo exige llorar y sufrir mucho (además de la mala suerte tradicional de Naomi Watts para los premios, ya que, por ejemplo, los Globos de Oro no la han nominado jamás). Knightley parece tenerlo peor, pues su Anna Karenina se ha llevado muchos palos. Sin embargo, en términos generales, ella se ha llevado más alabanzas que palos y se ha salvado de la quema, y no deja de ser la actriz más “estrella” y famosa de las que compiten, en un papel muy goloso.

Dos posibles sorpresas: Meryl Streep por Si de verdad quieres y Mary Elizabeth Winstead por Smashed. Se hace raro considerar a Streep una posible sorpresa, cuando la sorpresa normalmente es que ella no sea favorita, pero el caso es que su “dramedia” con Tommy Lee Jones sobre los problemas con el sexo en los matrimonios talluditos no ha hecho mucho ruido, a pesar de tener críticas algo mejores que las películas por las que sí es nominada habitualmente Doña Meryl. Casi todo el mundo parece haberse olvidado de ella como candidata, pero Streep es Streep y nunca hay que subestimarla de cara al Oscar. Por su parte, Winstead es otra candidata salida del festival de Sundance por un drama indie sobre el alcoholismo, pero ser la tercera sorpresa femenina más importante del Festival de Sundance (tras Quvenzané Wallis y la Helen Hunt de Las sesiones) nunca es demasiado bueno. El Oscar puede nominar una o dos actrices indies, pero no tres, y menos si la película no hace un duro en taquilla y no tiene críticas apabullantes, como es el caso. Aun así, el caso de Demian Bichir el año pasado me hace mantenerla como posible sorpresa aquí: el estudio encargado de su campaña (Sony Pictures Classics) ha mandado ya “screeners” a los votantes, antes que nadie, y ese fue precisamente el sistema que le consiguió a Bichir su nominación el año pasado.

Y la incógnita: Jessica Chastain por Zero Dark Thirty. Mientras escribía estas líneas apareció un tweet de alguien con contactos diciendo que el estudio hará campaña por ella en la categoría de principal, por lo que ahora ya se sabe al menos que su papel tiene cierta sustancia, aunque no hay confirmación oficial aún. Pero como la película de la Bigelow es un proyecto TAN secreto, nadie sabe cómo de jugoso es su papel, si lo de que sea principal es real es tan principal como, digamos, Anthony Hopkins en “El silencio de los corderos” (25 minutos de tiempo en pantalla), si la película será buena o mala… Nada. Pero ella es la nueva chica “it” de Hollywood, su película, buena o mala, lo que sí es, es “importante”, y su papel se basa en una persona real, al parecer admirable y agradecida de retratar. Quién sabe, quizá haya hablado demasiado pronto al darle el oscar a Lawrence tan claramente, pero Chastain tendría que estar portentosa y la película tener críticas tan buenas como Silver Linings Playbook, cosa que no pasa a menudo.

Una post-data: Quartet, la primera película como director de Dustin Hoffman, se ha proyectado con menciones positivas en varios festivales. Es la típica película con actores viejos ingleses que gusta a los actores viejos americanos e ingleses de la Academia. Las críticas, aunque buenas, fueron tan poco memorables como parece ser la película y por tanto yo casi me olvido de mi muy querida Maggie Smith aquí, pero si los académicos se ponen sentimentales, Smith puede tener una oportunidad.

 Mi quiniela:

  1. Jennifer Lawrence (Silver Linings Playbook)
  2. Quvenzhané Wallis (Beasts of the Southern Wild)
  3. Helen Mirren (Hitchcock)
  4. Jessica Chastain (Zero Dark Thirty)
  5. Emmanuelle Riva (Amour)

Las suplentes:

  1. Naomi Watts (Lo imposible)
  2. Marion Cotillard (De rouille et d’os)
  3. Mary Elizabeth Winstead (Smashed)
  4. Keira Knightley (Anna Karenina)
  5. Meryl Streep (Si de verdad quieres)
  6. Maggie Smith (Quartet)

 

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO

Una regla casi de oro: Si un actor importante o al menos bien considerado, que normalmente hace papeles principales, y ha recibido recientemente por ello ya al menos una nominación al Oscar como actor principal, va y hace un papel secundario jugoso en una película “importante” de Hollywood, es muy probable que le den el Oscar a poco que se luzca. Ejemplos: Melissa Leo, Penélope Cruz, Cate Blanchett, Renée Zellweger, Judi Dench, Heath Ledger, Javier Bardem, Alan Arkin, Morgan Freeman, Michael Caine, Robin Williams…

Y una cosa que muchos sabemos: Los miserables tiene dos papeles femeninos, Fantine y Éponine, que no son principales pero que roban la función y el corazón del público, y además se lucen con las dos canciones más conocidas del show: “I Dreamed a Dream” y “On My Own”.

Si unimos la regla de oro con lo que muchos sabemos sobre los papeles femeninos de Los miserables, Anne Hathaway es nuestra ganadora del Oscar de reparto femenino de este año.

Esto es algo que se intuye desde que el casting de Los miserables fue anunciado, pero cuando vimos en fotos que la Hathaway pasaba de pelucas y se cortaba el pelo de verdad para el papel la sospecha aumentó. Cuando la Hathaway, en verano, se llevó las mejores críticas en el apartado interpretativo de la nueva de Batman, el rumor siguió creciendo (como vimos en el caso de Jennifer Lawrence, nunca subestimemos lo que a Hollywood le gusta que sus chicas y chicos demuestren que además de actuar pueden hacer blockbusters, y Hathaway lleva unos cuantos). Y finalmente Universal estrenó un trailer de Los miserables íntegramente guiado por la voz de Hathaway, cantando “I Dreamed a Dream”, y la reacción mayoritaria es enormemente positiva (en todas partes se ha comentado la enorme emoción que parece poner en su voz). Vamos, que a menos que se estrene Los miserables y resulte que es un truño de proporciones épicas, a poco buena que sea el Oscar de ella.

De poco sirve que muchos digan que todavía mejor, en Los miserables, es el papel de Éponine: Samantha Barks probablemente esté nominada por interpretarlo (en esta categoría siempre hay algún novato nominado, y ninguna otra novata este año tiene un papel tan goloso), pero cuando tu estudio está promocionando tan descaradamente a la otra por encima de ti, hay poco que hacer. Barks necesitaría críticas excepcionales para vencer al huracán Hathaway.

Junto a ellas dos, está bastante garantizada la nominación de Helen Hunt por Las sesiones. Como ya he comentado, la película está gustando mucho a crítica y público en cada festival en el que se proyecta, y no hay más que buenas palabras para la pareja protagonista, Hunt y Hawkes. Él ya fue nominado y ella ya ganó uno, así que están dentro del radio de atención de la Academia. A la Academia además le gusta refrendar decisiones pasadas y otorgar nominaciones de propina a sus antiguos ganadores. Las críticas de Hunt son tan buenas, y su papel tan arriesgado para estándares americanos (lleno de desnudos frontales), que, si no hubiera ganado en el 97, podría ganar perfectamente ahora (sería el mismo esquema que Hathaway), pero ganó, y probablemente ahora todo se quede en nominación de propina.

Amy Adams, pese a parecer estar a la sombrea de Phoenix y Hoffmann en todas las críticas de The Master, estará nominada muy probablemente también. The Master va perdiendo a pasos agigantados el favor del público y cuando llegue la hora de votar tendrá ya mucho detractor, pero Adams ha conseguido tres nominaciones en 6 años y es evidente que críticos y Academia la adoran (con razón, vaya talento el suyo), luego mucha nueva candidata tendría que aparecer de aquí a diciembre para que su estatus de perenne nominada se viera amenazado. Además, las películas en las que están Hathaway, Barks y Hunt son demasiado “mainstream” para que los críticos las premien, así que Adams probablemente arrase en los premios de la crítica americana de este año

A partir de aquí no es que la cosa pierda intensidad, sino que es que es difícil hasta encontrar una quinta candidata: Sally Field tiene un papel goloso en Lincoln (primera dama) pero las primeras críticas se han centrado sobre todo en Daniel Day Lewis y Tommy Lee Jones, con pocas palabras para ella, y de las pocas que ha recibido algunas la acusan de estar pasada de rosca y sobreactuada, aunque es cierto que también hay palabras buenas. Si Lincoln arrasa en nominaciones puede barrer una más para casa con Field, pero a poco que otra candidata haga más que ella, la ignorarán, como ya le pasó por Forrest Gump (y es que aquel discurso de “De verdad os gusto, de verdad, de verdad os gusto” al recoger su segundo Oscar se perdona, porque nos partimos la caja todos, pero no se olvida).

Aunque, cuando digo que a poco que haga otra pasa a Field por encima no sé muy bien de quién hablo. Amanda Seyfried tiene el papel más soso de Los miserables (Cosette), pero es el que tiene una tesitura de voz más difícil, y en la producción original de Broadway la actriz que lo interpretaba, Judy Kuhn, estuvo nominada tanto a los Tony como a los Drama Desk. Si Los miserables arrasa, quizá… Kerry Washington (gran actriz que quizá os suene de Ray o de Madres e hijas) es la mujer alrededor de la que gira todo en Django Unchained, pero quien ha leído el guión dice que el papel es mínimo, aunque muchos guiones cambian mucho al rodarse… Nicole Kidman tiene críticas espectaculares para ella por The Paperboy, pero la película es la bomba fétida y el blanco de las risas del año, hasta el punto de estar transformándose en película de culto “camp” en cuestión de semanas. Si los críticos se sienten lo suficientemente chistosos como para darle premios a esta película quizá consigan auparla hasta la nominación, pero la Academia nunca ha parecido gozar del camp. O al menos del obvio, porque Las horas era puro camp disfrazado de seriedad.

Luego está Maggie Smith, en su otra película de viejos ingleses de este año, El exótico hotel Marigold. Aunque estrenada a principios de año, fue un exitazo entre el público madurito, luego no sería de extrañar que reviviera ahora que no parece haber contendientes en esta categoría más allá de las tres o cuatro primeras candidatas. No olvidemos que la Smith vive una nueva ola de popularidad en los Estados Unidos gracias a Downton Abbey, por la que no para de ganar premios, y que además este año tiene Quartet, donde es la protagonista.

Y hablando de inglesas talluditas, ¿se acuerdan de Pauline Collins, de la serie Arriba y abajo, luego nominada al Oscar a finales de los 80 por Shirley Valentine? Pues no creo que llegue a nada, pero junto con Maggie Smith fue la que mejores críticas tuvo por Quartet, así que, en mi ánimo de ser exhaustivo, aquí dejo apuntado su nombre. Y el de Jessica Chastain por si su papel fuera secundario en Zero Dark Thirty, esa gran incógnita del año.

Mi quiniela:

  1. Anne Hathaway (Los miserables)
  2. Helen Hunt (Las sesiones)
  3. Samantha Barks (Los miserables)
  4. Amy Adams (The Master)
  5. Sally Field (Lincoln)

Y las suplentes:

  1. Jessica Chastain (Zero Dark Thirty)
  2. Maggie Smith (El exótico hotel Marigold)
  3. Kerry Washington (Django Unchained)
  4. Amanda Seyfried (Los miserables)
  5. Nicole Kidman (The Paperboy)
  6. Pauline Collins (Quartet)

Escrito por McTeague

One Response to El camino a los Oscars (II)

  1. Neathara dice:

    Mi artículo más esperado del año, un detalle publicarlo el día de mi cumpleaños!
    A Meryl ya no se lo deberían dar más.
    Amy Adams es como Marcia Gay Harden o Laura Linney, nació para ser nominada a mejor secundaria ad aeternum.
    Naomi Watts otra vez desmocada, con la nariz roja y llorando litros y litros de colirio? No way.
    A la actriz de moda suelen darle el Oscar? Igualmente mi voto con Jessica Chastain, que es mi favorita actual de la red carpet.
    Lo de Anne Hathaway no merece comentario. Semejante cursilonga ganando un oscar por hacer gorgoritos y cortarse el pelo como una sidosa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *