Venecia, día 6

Escrito por

Twitter icon

Olivier Assayas y Takeshi Kitano protagonizan la jornada en Venecia.

Si Olivier Assayas volvía a dirigir su mirada a los movimientos sociales europeos y su deriva posterior a Mayo del 68 tras Carlos, el gran Takeshi Kitano no quería ser menos y rescataba ese mundo Yakuza que describe como nadie. Hablamos de Apres mai y Outrage Beyond, claro está, las protagonistas del día en el Festival de Venecia. Veamos que tal les fueron las cosas en nuestro habitual resumen de prensa:

 

– En Après Mai, Assayas vuelve a hacer la crónica de una época concreta, pero en este caso resulta transparente que ha vivido aquello que nos está narrando, que su testimonio es de primera mano, que casi todo es autobiográfico. Olivier Assayas recrea esas vivencias sin intentar poetizarlas, sin maniqueísmo, sin dar doctrina, desvelando las luces y las sombras de una generación que creía posible cambiar el mundo, convencida de que sus motores vitales debían de ser el riesgo, la insumisión y la experimentación. La mirada de Assayas te deja una sensación más agria que dulce, es un testimonio sobre la mezcla de verdad y de impostura, de incertidumbre y búsqueda, de arrogancia y desamparo.

– Ya me lo sé todo sobre el honor de la Yakuza, los harakiris, los clanes mafiosos y la ineficaz policía que les persigue. Outrage beyond ofrece más de lo mismo. Con idéntico esquematismo visual, ritmo dormitivo, violencia exagerada, griterío extenuante, diálogos y situaciones repetitivas.

Carlos Boyero – El País

– A la misma distancia de la nostalgia que del ajuste de cuentas, Après mai intenta radiografiar de forma precisa un sentimiento muy cerca del caos. Y ahí, en la confusión, el propio espíritu del tiempo (o ‘Zeitgeist’, dicen los alemanes cultos) y el de la carne comparten cosas tales como el destino. Y ello hasta la simple y feroz iluminación. De nuevo, como en sus trabajos anteriores, la cámara de Assayas se mueve con precisión entre el devenir furioso a veces, calmado casi siempre, de las vidas que retrata. La mirada del director nunca se inmiscuye, nunca altera los hechos, no molesta. Simplemente ilumina; se cuela como el mejor de los testigos hasta confundirse con el reparto. Es, de hecho, un personaje más. Al final queda la sensación de asistir a un viaje completamente nuevo y de hacerlo por un paisaje que se creía perdido para siempre.

– El japonés Takeshi Kitano presentaba su nuevo filme y, para sorpresa de pocos, resultó ser exactamente igual al anterior. La fría y calculada distancia que el director coloca entre el espectador y la pantalla insiste en arder en idéntico ritual de sangre y fuego.

Luis Martínez – El Mundo

– La grandeza de Après mai –junto a The Master, la única firme candidata hasta ahora al León de Oro– está en demostrar que la política es menos que la vida; que lo importante de una ideología es dejarse atravesar por ella y convertirla en arte. Cualquier asomo de nostalgia es desterrado por Assayas. Y aunque es una película sobre la adolescencia, Après mai no comete el error de sublimarla.

– Aunque cuenta con algún asesinato de lo más creativo –el de las pelotas de béisbol es memorable–, el filme es una sucesión de monótonas conspiraciones que cristalizan en una batalla entre clanes. Para un espectador occidental, parece un galimatías escrito en sánscrito, un intrincado laberinto de nombres y estrategias animado por la lacónica e intermitente presencia del propio Kitano, que interpreta a un yakuza recién salido de la cárcel que pone orden, taladro en mano, en el embrollo. Para un espectador japonés, parece la película más simple y accesible de su autor.

Sergi Sánchez – La Razón

Bonus track: Trailer de Outrage Beyond de Takeshi Kitano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *