Estudio James Cameron (VI): Mentiras arriesgadas

Escrito por

Twitter icon

Sito nos trae una nueva entrega de Lectura vertical, esta vez con el título Mentiras arriesgadas, protagonizado por Jamie Lee Curtis y Arnold Schwarzenegger.

Es fácil entender True Lies como una especie de descanso por parte de James Cameron. Filmada en un momento de su carrera ya avanzada, habiendo alcanzado el estatus de director consolidado dentro de la industria (aunque quizá no demasiado valorado entre los círculos críticos), se denota en el tono de la película una especie de relajamiento, como si Cameron filmara despreocupado y llevando a cabo escenas o momentos que serían imposibles en cualquier otra película suya anterior. Al contrario de lo que pudiera parecer, esto no merma la calidad de una película muy bien dirigida, con escenas de acción alocadas, ingeniosas, que llegan al extremo más absurdo y ridículo posible sin que ello signifique que la película se vuelva en una chorrada infame. Y todo eso porque Cameron elige el tono adecuado para llevar sus locuras a cabo, y este es un tono de parodia al cine de espías y acción, por un lado, y de las comedias de enredos matrimoniales por el otro. Y lo bueno es que mezclan la mar de bien, quedando un conjunto divertido, cachondo y espectacular.

Sin embargo, no todo son alabanzas. Y es que, si bien la película entretiene sin dificultades en todo momento pese a su larga duración, el guión (que es un remake de una película francesa del 1991) peca de extremadamente previsible en su trama, y no da lugar a sorpresas ni a situaciones imprevistas. Así, si bien en los momentos de acción se dan situaciones cachondas, divertidas y en según que momentos inesperadas, en la trama de la película todo está demasiado teledirigido, siendo una mera excusa para los grandes momentos de acción. Y no sería nada grave, si la premisa inicial no fuera tan atractiva. Da la sensación, en muchos momentos, de que la película gana enteros cuando se centra en el personaje de una inspiradísima y muy divertida Jaime Lee Curtis, y es que su personaje y actuación son lo mejor, de largo, del guión y del reparto. Pues bien, creo que si Cameron hubiera hecho protagonista a esa esposa aburrida, algo amargada y sedienta de una vida que no pudo vivir en su juventud la protagonista estaríamos ante una película mejor de lo que es. La parte central de la película, con ella como personaje catalizador de la trama, funciona perfectamente sin necesidad de explosivas escenas de acción. Lástima, porque de haberse hecho así, podríamos haber añadido a esa Helen Tusker en la lista de grandes personajes femeninos made in James Cameron.

Pese a todo, sin tener en cuenta lo que me gustaría que fuese la película, hay que decir que, siendo una pieza menor dentro de su ambiciosa filmografía, True Lies es una película que se disfruta: que funciona como película de acción, que divierte y arranca alguna que otra carcajada con sus momentos paródicos, y que crece una barbaridad cuando coge el mando Jaime Lee Curtis. Divertidísima.

Texto escrito por Sito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *