Marilyn no quería morir, según el forense Cabrera

Escrito por

Twitter icon

El popular médico forense y habitual colaborador de Cuarto Milenio con Iker Jiménez ha presentado su nuevo libro CSI: Marilyn (Caso Abierto).

José Cabrera, psiquiatra forense, ha presentado su libro CSI: Marilyn (Caso Abierto) en el Museo de Cera de Madrid con la figura de Marilyn caracterizada como en Los caballeros las prefieren rubias como telón de fondo. El 5 de agosto se cumplirá el 50 aniversario de la muerte de la mítica actriz estadounidense. No es de extrañar que ‘la fiebre Marilyn’ haya provocado que tanto celuloide, como televisión y literatura se centren en las curvas y misterios que dejó atrás Norma Jean. El homenaje rendido al icono en el pasado Festival de Cannes, la reedición de la biografía de Carol Joyce Oates que será adaptada por Andrew Dominik, Mi semana con Marilyn y las nominaciones y premios conseguidos por Michelle Williams o el éxito de la serie Smash de la NBC son ejemplos del poder inmortal del mito. Los secretos de su muerte han supuesto un caso abierto repleto de hipótesis. ¿Fue un suicidio? ¿Una equivocación con las dosis de la medicación que tomaba por prescripción médica? ¿O tal vez un asesinato surgido desde el mismo Gobierno (J. Edgar Hoover) para silenciar aquello que podría revelar por su relación con John F. Kennedy? ¿O podría ser, finalmente, una venganza de la mafia contra los Kennedy?

La mujer más fotografiada del mundo «era una mujer sobrante e inteligente pero con una cultura muy baja» para el conocido forense cuya opinión es clara: «fue un accidente». «Marilyn no quería morir, de ninguna manera. Una persona que ha estado en 12 orfelinatos es una superviviente», ha indicado el autor del ensayo. Su libro es fruto de un análisis de cientos de documentos desclasificados en el último año por el FBI, biografías, el informe de la autopsia realizada por el doctor Noguchi con muy poca experiencia en aquel momento y las confesiones de Marilyn a su psiquiatra, Ralph Greenson. José Cabrera era consciente de los cientos de libros sobre la estrella pero ninguno estaba escrito por un forense que sintetizase desde una perspectiva CSI su muerte. Para el forense su comportamiento antes de su muerte no encaja con el de un suicida: hizo testamento un año antes de morir y tenía proyectos. A partir de los sesenta el cine norteamericano comenzó a cambiar y empezaron a rodarse otro tipo de películas. Marilyn estaba descolocada y no sabía cuál era su papel en ese nuevo ciclo y encima ella no quería ser mujer objeto y toda la industria cinematográfica la quería utilizar como tal. Las conversaciones que mantuvo con su psiquiatra ayudaron a recrear el personaje visto en la reciente Mi semana con Marilyn. Hasta que no se transcribieron esas cintas que recogían las grabaciones con su psiquiatra no se desvelaron detalles de la vida privada de Marilyn desconocidos, como el descubrimiento de su sexualidad al final de su vida.

Sus grandes problemas para dormir y tener a dos médicos que pudieran no estar coordinados sería el origen de ese ‘accidente’. Ambos la recetaban diazepam, barbitúricos e hidrato de cloral. «La duda es saber si tomó eso a sabiendas, por accidente o una vez dormida algún sicario que colocó el enema», ha indicado el forense, que también ha recordado que en aquel entonces los barbitúricos se suministraban mediante un enema por vía rectal, algo que a Marilyn le avergonzaba al carecer de glamour. «El procedimiento judicial estuvo lleno de errores. El escenario de los hechos siempre estuvo contaminado desde el principio. El error mayor que se tenía que haber evitado era la cadena de custodia de todas las vísceras de Marilyn que fueron analizadas. A Marilyn se le extrajeron muestras de todas las vísceras para ver el impacto de los barbitúricos. Esas muestras se analizaron pero nunca llegaron los resultados que dieron», añadió el Dr. Cabrera.

El libro incluye las fuentes de su investigación, el sórdido escenario, un cronograma de los hechos, el informe de la autopsia, las diferentes hipótesis de su muerte, el informe del FBI y numerosas fotografías desde su lápida hasta el rostro irreconocible de Norma Jane en la mesa de autopsias.

2 Responses to Marilyn no quería morir, según el forense Cabrera

  1. nadieesperfecto dice:

    Qué mal gusto , un médico forense recogiendo fotos de cadáveres en un libro … Qué buena la reseña de Maldit , como siempre . Tras el maratón de cine alemán hasta el sábado, el lunes pase en los Princesa y luego en el Museo de Cera ¡ Y sobre un libro ! Eres una Fuerza de la Naturaleza.¿Estás casado?

  2. Jodo, Maldito, tienes una fan. ¡Mira a ver! 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *