Happy Together (Wong Kar-Wai, 1997)

Escrito por

Twitter icon

La grabadora se ha estropeado, sólo se escuchan sollozos.

El brillo de la primavera se desvanece de repente es el quinto largometraje del director hongkonés Wong Kar-Wai, comercializado en occidente con el título de Happy Together. Rodada en Buenos Aires, más concretamente en el barrio de La Boca, Happy Together es una cinta que contiene todos los rasgos que caracterizan tanto el cine estético y profundamente visual como el mundo desgarrado de sensaciones y sentimientos sutiles que afloran en cada plano de Wong Kar-Wai.

Lai Yu-fay y Ho Po-wing son una pareja de amantes que deciden dejar atrás su tierra natal para viajar a Buenos Aires, y que ésta se materialice en dios del deseo romano para ayudarles a encauzar su relación amorosa. Durante el trayecto que les llevará a visitar las cataratas de Iguazú, la pareja protagonista discute, y cada uno acabará trazando un camino propio y opuesto al de su compañero, es en ese momento cuando el virtuosismo artístico del director hace acto de presencia.

Happy Together es un relato singular, profundamente personal. La cámara de Kar-wai se transforma en el álter ego del realizador, exhibiendo una dirección íntima, profunda, estilosa y mostrándonos en todo momento una realidad desenfocada pero elegante, todo ello gracias en gran medida, a un trabajo de fotografía excelso por parte de Christopher Doyle, director de fotografía australiano que, junto a William Chang (montaje y dirección artística), supone ser una figura esencial en la carrera como cineasta de Wong Kar Wai, llegando a colaborar en ocho de los diez largometrajes realizados hasta la fecha por el hongkonés, y, casualmente, ambos trabajos que cuentan con la ausencia de Doyle, tanto su ópera prima As Tears Go By como su periplo estadounidense My Blueberry Nights, son, probablemente, sus obras menos personales en cuanto a ejercicios estilísticos.

En este caso, Wong Kar Wai mezcla una fotografía pulcra y refinada en blanco y negro con una fotografía llamativa, vitalista, intensa y expresionista en color. Toda esa amalgama de tonalidades y gamas se derrite y moldea con suavidad con la música latinoamericana, que se asienta esplendorosamente en el film ante la presencia de los sensuales tangos argentinos. Sin duda, Happy Together, supuso una maduración artística básica para la realización en años posteriores de lo que sería hasta la fecha su culmen cinematográfico con In the Mood for Love. No nos olvidemos que, con este film, Kar-Wai consiguió el prestigioso galardón de Mejor Director en el Festival de Cannes.

Happy Together conforma un compendio de líricas imágenes, que subyugan la narrativa del contexto, pero no por ello la relegan a un segundo plano. Uno de los aspectos argumentales más repetidos en la filmografía de Kar-Wai es el desamor, la frialdad amorosa que obsequia el paso del tiempo, y en Happy Together observamos miradas, sentimientos, sensaciones, pasiones profundas que se transmiten emocionalmente, sin palabras de por medio. Happy Together narra una historia sencilla, una historia sobre dos amantes que se quieren, pero el paso del tiempo distorsiona ese afecto y pasión en aversión y hostilidad. Una historia sencilla, con personajes profundamente complejos, ardorosos de sentimientos, que esconden sus penurias al resto del mundo y que vociferan ante la brusquedad y opresión narrativa con la que soportan el día a día en un reducido piso de Buenos Aires, unos personajes que conviven con el sufrimiento de la tortura emocional que provoca la nostalgia. Y ante todo ello, nosotros, los espectadores, que adoptamos la figura de voyeurs empedernidos durante todo el metraje para observar allá donde el director coloca la cámara, detrás de ventanas, puertas o cristaleras, para disfrutar del deleite de un cineasta diferente, especial, que nos ofrece una película melancólica en todo su espectro y que destila poesía visual por todos sus poros.

One Response to Happy Together (Wong Kar-Wai, 1997)

  1. McTeague dice:

    Gran crítica de una gran película. Tengo ganas de verla otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *