The Big Bang Theory: 5ª Temporada

Escrito por

Twitter icon

Con el cierre a la quinta temporada de la popular serie, es el momento perfecto para recapitular cómo le ha ido a Sheldon Cooper y a esos seres inferiores que le acompañan.

The Big Bang Theory, Big Bang o TBBT designan a la misma serie, pero muestran una evolución en la sitcom de Chuck Lorre y Bill Prady hacia el componente más criticado por una gran número de seguidores: las parejitas. La comparación más obvia (y odiosa) puede ser la de una versión de Friends con geeks y nerds, pero la serie que catapultó a Jennifer Aniston, Courteney Cox, Matt LeBlanc, Matthew Perry, Lisa Kudrow y David Schwimmer estaba marcada así desde que esos seis jóvenes se juntaron para revolucionar a las audiencias. En el caso de Leonard Hofstadter y Sheldon Cooper sus aventuras pasaban únicamente por las relaciones con su nueva y atractiva vecina, Penny, y sus dos amigos y compañeros de fatigas friquis y laborales. La serie trataba su integración en el mundo ‘normal’ y posicionaba a esos habituales personajes, retratados como un componente cómico y extravagante en la ficción habitual, como auténticos protagonistas sin perder ni sus referentes ni caer en la hipocresía: nos reíamos con ellos y nunca de ellos. Con el aumento de audiencia, nominaciones y premios la serie se ha postulado como ‘La Sitcom’ de la parrilla televisiva norteamericana. Se hacen estudios en universidades sobre el aumento de jóvenes que quieres estudiar física al rebufo de sus nuevos héroes, y lucir una camiseta desgastada de Flash no es ser friqui: es ir a la moda. Precisamente The Big Bang Theory ha entrado en un bucle de no-originalidad infinito, ya que las condiciones marcadas en su ecuación inicial han sido distorsionadas evitando que puedan cumplirse nuevamente: Big Bang dejó mucho tiempo atrás de ser Big Bang.

[Spoiler Alert: si es que en una sitcom de parejitas-previsible como The Big Bang Theory puede haber spoilers, claro]

Amy Farrah Fowler (Mayim Bialik) y Bernadette Rostenkowski (Melissa Rauch) han pasado a formar parte de la plantilla fija para ser las parejas de Sheldon y Howard respectivamente. La línea argumental de la temporada podría resumirme en la consolidación de las parejas anteriores junto con ese eterno Guadiana romántico compuesto por Penny y Leonard. El espejismo al cierre de la cuarta temporada sobre una relación de la rubia con Raj queda rápidamente bloqueado: el chico que tiene intolerancia a la lactosa y la eterna empleada del The Cheese Cake Factory han nacido el uno para el otro. Aunque estén juntándose y separándose (o haciendo que se separan… ¡o que se juntan!) hasta que acabe la serie. Existe un afianzamiento, sobre todo, de Howard y Bernadette en lo que ha sido la primera boda protagonizada por protagonistas de la serie y cuyos pasos hemos estado viendo en su ritual: compromiso, presentaciones paternales, duelos a gritos entre el trasplante de roles de suegra y nuera, despedida de soltero, crisis, azúcar, más crisis, más azúcar, crisis total, una tonelada de azúcar y, finalmente, altar. Howard no es sólo el primer personaje protagonista de la serie en contraer matrimonio sino que es puesto en el espacio como cierre a la temporada. Sólo queda Raj (y se queda solo), cuyos momentos filogays con su mejor amigo han ido quedando enterrados para intentar infructuosamente buscar pareja: ni una sorda aprovechada ni la voz femenina de Siri salida desde su iPhone. Ni siquiera el intento de un matrimonio de conveniencia ha dado sus frutos. Raj, al igual que muchos espectadores, está condenado al más absoluto desprecio y ostracismo mientras el público mayoritario al otro lado de la pantalla enfatiza esos momentos de diarrea de azucarillos con onomatopeyas que reducirían a Mordor a cenizas. ¡Una vergüenza! ¡Un insulto! Sería, para que entiendan mi punto de vista, como si Freddy contra Jason acabara en la boda de La saga Crepúsculo: Amanecer – Parte 1 y Freddy con un bombo en la luna de miel.

Pero el éxito manda y el dato es que cuanto más se aleja The Big Bang Theory de su origen, cuánto más se humaniza a Sheldon, cuánto más se pierden los detalles y guiños geeks por ese juego de parejitas… más lejos está la serie de ser ese ‘Bazinga!’ emocional de cualquier seriéfilo que se precie. Muchos la dejaron en la cuarta temporada y esta quinta ha sido la peor con diferencia. Pero ante la ausencia definitiva de la genial The IT Crowd (salvo algún especial que está en camino y el proyecto de un largometraje) y el ninguneo vomitivo de la audiencia norteamericana a la definitiva y monumental Community es normal que la exitosa serie de la CBS haya encendido hace tiempo su piloto automático. ¿Cambiarían ustedes algo que funciona? Fue curioso que el arranque de esta quinta temporada coincidiera con la noticia que puede dejar a la Teoría de la Relatividad de Einstein en un mar de dudas. El Experimento Opera demostró que la velocidad del neutrino supera a la de la luz, así que si se confirma finalmente y se acepta por la comunidad científica, todos los libros de física deberían ser rescritos y si alguien ha suspendido esa asignatura podría (y debería) reclamar. ¿Reclamaremos también la minoría (y cada vez mayoría) que pensamos que The Big Bang Theory va cuesta abajo en imaginación y humor o nos darán una patada la secta de fanáticos seguidores de la serie en nuestro culo que nos convierta en un conjunto de partículas capaces de superar la velocidad del neutrino? Las respuestas posiblemente se encuentren en esta decepcionante y aburrida temporada: salvo el paintball del inaugural The Skank Reflex Analysis, los cameos de Brent Spiner, Stephen Hawking y Leonard Nimoy (las apariciones de Wil Wheaton siempre suelen funcionar aunque se esperaba más del de Courtney Ford), algunos chistes afortunados contados con los dedos de una mano, la llegada del capítulo número 100 y la ‘aparición’ visual de Mrs. Wolowitz… el saldo es muy negativo.

Nada de lo anterior importa. El éxito de la serie se traslada a una audiencia demoledora que alcanzó y superó los 15 millones de espectadores dejando plantado al mismísimo American Idol. Aunque los parones no ayudaron a mantener ese nivel, The Big Bang Theory es la sitcom más exitosa y una de las que tienen mayor repercusión internacional. Negar el teorema de la conquista de esta serie sería de necios, criticar su inconstante resultado una prueba más para confirmar que no existen fórmulas sobre el éxito. Simplemente hay que aceptarlo, aunque cada vez sean más unos cuantos números que acompañan a los ratings de audiencia que llegan el día siguiente de su emisión.

3 Responses to The Big Bang Theory: 5ª Temporada

  1. Sito dice:

    Te entiendo, pero yo me sigo divirtiendo con los personajes y las situaciones. Cierto es que la serie ha cambiado y que el grupo de chicas rebaja el componente geek (y más característico) de la serie. Aunque sobre esto último tengo que decir que tampoco se ha eliminado completamente, y aún se encuentran chistes sobre física y series frikis. No tantos, pero ahí están. Pero vamos, que entiendo a los decepcionados, que sois multitud.

    Por cierto, lo de los neutrinos fue un fallo del aparato de medida, que tenía unos cables mal ensamblados o no sé qué. Total, que Einstein sigue teniendo razón xDD.

    • Lo del fallo en el GPS por un cable huele a conspiración: no les apetece mandar al traste toda la física moderna y ya está. 😉
      Sí me pareció curioso que la noticia inicial surgió cuando empezó la temporada aunque ahora mismo TBBT es como los neutrinos: un día te dicen que son más veloces que la luz, otro que tienen masa y mañana vete a saber. Parece que han hecho un spin-off dentro de la misma serie a partir del final de la tercera temporada hacía delante. Sigue teniendo sus puntos y guiños a la cultura geek y friqui pero antes a partir de los mismos se generaban tramas . Ahora, son rollos románticos muy trillados salpicados (si hay suerte) de alguno de estos detalles. Esta no es la TBBT que molaba y creo que las bajas de la audiencia inicial irán en aumento mientras se incorpora la audiencia de las series de la MTV, twilighters, etc. No sé por qué Community no se meten con ellos… o intentan hacer un crossover.

      Si me dices que lloraste con la boda…Google Earth lloraré también…

  2. Sito dice:

    No coño. Lo de la boda no.

    Sin embargo, creo que hay situaciones entre Sheldon y Amy muy tronchantes, como cuando esta se decide a complacer a Sheldon, y este no quiere pero a la vez se lo pasa pipa. Es como masoquismo pero sin pasar dolor. Algo muy raro. O el videoblog de las banderas. O el cuadro de Amy a Penny. La relación entre estas dos es algo muy perturbador también. No sé, cosillas. Pero ya te digo que te entiendo, la serie ha cambiado bastante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *