Críticas: Sombras tenebrosas

Escrito por

Twitter icon

Ya hemos visto Sombras tenebrosas, la esperada nueva película de Tim Burton. Quítese sus cadenas, salga del ataúd, afile sus colmillos e hínquele el diente a esta crítica.

Existen dos películas en la filmografía de Tim Burton, obviando La gran aventura de Pee-Wee, que te convierten en un fanboy. Se trata del remake de El planeta de los simios y de su revisión de Alicia en el País de las Maravillas. Solamente basta afirmar que te gusta la filmografía al completo del director californiano y que apruebas, como mínimo, las películas nombradas anteriormente para ser considerado un monstruo por la sociedad cinéfila que te rodea. Tendrás que dejar de ver la luz del sol, asumirás que vivirás en las sombras que proyecten aquellos que te van a hundir cada día, ansiarás la luminosa vida pasada antes de haber hecho tal afirmación que se convirtió en maldición, deberás dejar que te desangren cada día de tu vida para poder sobrevivir… Tus uñas crecerán a límites insospechados al no poder acercarte a un teclado en tu subsistencia, vivirás en tu propia tumba virtual y tus colmillos crecerán hasta hendir tu lengua y atravesarla para no poder volver a hablar. El sinsentido de la gente te convertirá en una lacra cinéfilo-social y tendrás que yacer en las sombras tenebrosas el resto de su insignificante e ignominiosa existencia. Sombras tenebrosas llega para confirmar que no hay dos sin tres…

Tim Burton siempre se ha considerado a sí mismo un bicho raro dentro de la industria que le permitió construir algunas de las propuestas más sorprendentes del cine comercial norteamericano. Las películas que componen su filmografía inicial, todavía vigentes en nuestros días, combinaban una vertiente infantil con otra sumamente aterradora. En Eduardo Manostijeras yacía el cruce idóneo del cuento clásico de Pinocho (el propio Burton se va a encargar de llevarlo de nuevo a la gran pantalla) con la imaginería de Frankenstein; también presente en su obra con un corto, Frankenweenie, que se convertirá en un largometraje de animación este año. Burton siempre ha sido capaz de sorprender al gran público: da lo mismo que fuera una cinta de superhéroes, una invasión alienígena, un cuento para niños, una película de animación, una historia de reconciliación paternal, una revisión de la leyenda del jinete sin cabeza o la más bella carta de amor al cine… Tal vez, por dicho motivo, su última ‘gran’ película sea Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet, con la que nuevamente sorprendió a propios y extraños lanzándose a un musical gore con hondura dramática: el mayor dolor y pánico que podemos padecer es ver cómo un mundo que era luminoso y vivo de color se convertía en algo gris y eternamente nublado. Olvidar aquello hermoso que hemos sacralizado y ahora es feo y repulsivo. Olvidar amar y al verdadero amor. El amor ha muerto cuando no tenemos esperanzas de volver a encontrarlo en esta tierra… Parece que las anteriores líneas también se pueden aplicar al propio cineasta y sus fieles seguidores, ya que muchos de ellos quedarán desencantados y desenamorados, en mayor o menor medida, con su última propuesta.

Los amores muertos y pasados, venganzas inmortales, la familia como árbol de la vida y el letal paso de tiempo, dejando esta vez en el presente el color de transformación y renovación, se convierten en los gérmenes y raíces de Sombras tenebrosas. Resulta profético que el nombre de Tim Burton aparezca en los títulos de crédito a pie de escalera. Buscar aquello que falta y falla en algo que parece tan poco lleno y carente de vida denota ser la obsesión del mismo director. Esas uñas largas y puntiagudas no llegan a arañar como Eduardo Manostijeras, ni siquiera se palpa la tensión dramático-emocional de ese encuentro con la persona que ha condenado los pasos del torturado protagonista por mucho que se desgarren paredes. Torturado por el paso del tiempo, por encontrarse en un mundo que no comprende y por revivir el tormento de Drácula por tropezarse con su personal Mina. Aparte de que ese vampiro, pese a protagonizar algunos buenos momentos cómicos (aunque escasos), va a caer simplemente fatal: ataca cruelmente a la clase obrera y a los libres pensadores de la época, los hippies. Burton tal vez se formule preguntas y se convierta en ese vampiro totalmente maniatado y encerrado en un ataúd por la propia industria que le dio el don de la inmortalidad. El director parece confinado en ese círculo vicioso de repetir cada noche el mismo ritual. Ya no funciona: es simple e impostada pose. Aquellos que busquen al Burton más gótico lo encontrarán en algunos pasajes entre el lapsus e imposición setentera. Pero todo es obvio y remarcado: nos facilitan referencias pero nos las señalan y facilitan un pie de página, como si nosotros fuéramos igual de ignorantes que ese vampiro que ha viajado, como los espectadores, en el tiempo. Solamente puedo entender Sombras tenebrosas como una precuela-crossover de Bob Esponja y El sexto sentido o un alegato revelador sobre la verdad y vampírica entidad de Alice Cooper.

Antes, el director siempre sobresalía sobre el proyecto pero ahora ha quedado debilitado a una luz tenebrosa y mortal llamada insostenible guión: demasiados medios-tiempos y tiempos-muertos y una exagerada monotonía ante un argumento tan sumamente previsible y con la mayoría de chistes reventados en el trailer. Sombras tenebrosas pretende ser una comedia de terror retro-pop que funcionaría mejor como miniserie para desarrollar correctamente tramas y personajes principales y secundarios. Como largometraje queda totalmente desequilibrado por un tren que descarrila por falta de ritmo y bendición. Ni siquiera funciona la banda sonora de Danny Elfman en lo que podría definirse como la sombra de uno de los coñazos más absolutos e incontestables del año. La maldición aquí no es tener una familia condenada, ni ser un bicho raro, ni ejercer de bruja-muñeca-a-cuerda-de-porcelana enamorada (perdón, encoñada), ni que te mencionen a The Carpenters o que te hagan una ‘off-elación’. La verdadera maldición de esta película es no quedarte dormido y revelar al mundo que te ha gustado.

3 Responses to Críticas: Sombras tenebrosas

  1. fernanda dice:

    Me encanto Dark Shadows, para mí siempre es un deleite ver a Johnny Deep en la pantalla grande, es un excelente actor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *