Críticas: Los Cachorros y el código de Marco Polo

Escrito por

Twitter icon

Los más pequeños pueden disfrutar en salas de las aventuras de Los Cachorros.

¿Cómo poder enfrentarse a una crítica de una película infantil? ¿En los cursos que imparten para tal materia se especifica el tono y el lector al que van destinadas? ¿Se hacen por plantilla y poniendo las mismas frases hechas y eufemismos? ¿Los mismos espectadores que las disfrutan son acaso aquellos que pueden leer textos diminutos y sin dibujos de flores y animales saltando alrededor? ¿Seguro? ¿Se escribe para sus padres o para los más pequeños? ¿Quién paga la entrada a un cine, entonces? Por lo tanto, ¿por qué se utiliza tanto adorno y tanta retórica para indicar a los padres algo que el propio escritor reconoce no saber? ¿No debería escribir un niño sobre una película exclusivamente para niños? Ante tanta pregunta y nula respuesta he decido escribir sobre Los Cachorros y el código de Marco Polo utilizando las tres posiciones de toda película infantil en tres diferentes críticas.

Crítica de un niño de 6 años

[¿¡Pero alguien en su sano juicio puede pensar que los niños de 6 años con el actual sistema educativo saben escribir algo más allá de aquello que han aprendido del Facebook de sus padres: ‘Me Gusta’!?]

Crítica para padres

¿Sus hijos disfrutan con la serie de animación Los Cachorros? Ahora llegan en animación en 3D. Aunque los cambios respecto al 2D y la renderización  han tuneado a los protagonistas: Cilindro parece que es un conejo-muerto-viviente, Portátil un na’vi y Pío que tiene hepatitis. La serie de televisión ha tenido un gran éxito de audiencia en nuestro país, con altas cuotas de share y más de medio millón de espectadores en puntas durante sus emisiones. Van por cinco temporadas… Además, ya era hora que se hiciera una película que dejara a esas sucias ratas como carroña social dentro del mundo animal. ¡Son pandilleras, delictivas y asesinas! Ratatouille hizo mucho daño: los niños veían una sucia rata cargada de enfermedades en una cocina y le pedían un plato de macarrones con tomate antes de darla un abrazo. Los Cachorros y el código de Marco Polo ha pasadopor la sección Animazine del Festival de Málagay cuenta con el respaldo tanto de la serie de animación como de importantes grupos en la educación infantil como Edebé, que convierte la película en algo de disfrute familiar.

Gracias al uso de la magia y leyendas conocerán a Marco Polo, el Himalaya, Venecia y Oriente. La Bruja Corneja no da mucho miedo aunque utilice carmín mágico para pintarse sus picudos morros. Lo importante son los valores: la amistad y la educación. Aunque Diva maltrata demasiado a Cilindro tanto física como verbalmente. Si son del Madrid la comparación con Messi no les hará ni puñetera gracia. Tenían que hacer las películas de animación a la carta regional. Los Cachorros son los protagonistas de emocionantes aventuras aunque realizan las mismas con accesorios no homologados y deberían incluir: «Las escenas que han tenido lugar en esta película de animación son peligrosas y han sido rodadas por personajes animados profesionales». Sin contar con lo de que «Todos para uno y uno para todos» es un plagio.

Advertencias paternales:

— En la película hay apología del ‘odio’: del odio a Venecia. Pero un odio provocado por una venganza que incluía una humillación pública de la víctima que ahora se ha transformado en una amenaza y verdugo.

— Diva, la modelo…. de zapatos, porque van en porretas aunque ella sí va vestida para camuflar sus grasientas plumas, hace trampas para triunfar. No es un buen ejemplo que los niños vean que la única manera de derrocar a otros seres superiores es mediante engaños, fullerías y malmeter. Que lo hagan Mourinho y Guardiola no les exime de ser un mal ejemplo.

— En la película se consume demasiada cafeína.

— Se vulnera constantemente la Ley de Protección de Datos y el Derecho a la Intimidad (únicamente la policía puede tener acceso a las grabaciones de la cámara de la biblioteca,  y el móvil que recoge otras conversaciones de móviles cercanas es flagrantemente ilegal sin permiso de un juez que autorice la escucha).

— La Bruja Corneja vierte terribles amenazas sobre el público rompiendo la cuarta pared.

Crítica 

¿Por qué van desnudos los cachorros si son menores de edad? No entiendo la sociedad animal nudista que plantea Los Cachorros y el código de Marco Polo.  Por ejemplo, los policías no utilizan uniforme pero sí sombrero… Ni tampoco comprendo los patrones de belleza del mundo hollywoodiense-animal. Cilindro lleva a una famosa con un traje y luce protuberantes senos y canalillo. Se queda en ropa interior en un momento Playboy… ¿Si van todos desnudos por qué ella no? ¿Por qué la hacen fotos si la sociedad ha admitido el nudismo como forma de vida? ¿Si son cachorros por qué pueden ir solos?¿Cómo funciona el sistema de aduanas para que puedan moverse libremente llevando armas biológicas de destrucción masiva? ¿Por qué la Bruja Corneja utiliza y no utiliza el móvil cuando le interesa a Los Cachorros? ¿Qué motor tiene ese helicóptero capaz de volar desde el Himalaya a Venecia en cuestión de minutos? ¿Cuándo duermen Los Cachorros en la película? ¿Quién es ese hipopótamo londinense que les da todo tipo de gadgets a lo James Bond? ¿Trabaja para el MI6? ¿Para qué organización trabajan Los Cachorros? ¿Qué organización envía a menores de edad a peligrosas misiones? ¿Por qué no se especifica el contrato laboral que tiene firmado Ambrosio, el buitre mayordomo de la Bruja Corneja y si tiene que ver con el Ambrosio de Ferrero Rocher? ¿Por qué la Bruja Corneja pone ropa interior de baño a sus esbirros al mandarlos al Polo Norte como castigo si ya iban desnudos? ¿Por qué los animales tienen otras mascotas animales como caniches? ¿Qué sistema laboral permite a las ranas acceder a puestos de trabajo?

Existen muchas más preguntas, pero… ¡esperamos respuestas! Aunque primero, el cafetito…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *