Cannes día XI: Resumen de prensa

Escrito por

Twitter icon

 

Jeff Nichols, Matthew McConaughey, Reese Witherspoon y los dos niños protagonistas de Mud.

Última jornada cinéfila en Cannes, últimas películas a competición. Jeff Nichols e Im Sang-Soo cerraban este Festival y lo dejaban todo pendiente del palmarés con sus cintas, una de ellas, por cierto, posible candidata a tocar pelo, veamos la recepción:

 

Mud la dirige Jeff Nichols (…). En esta ocasión hace un retrato conmovedor de la adolescencia, de sus incertidumbres, deseos, miedos, urgencia de mitos, pureza, tortura, retorcimiento. Su cámara se mueve con la sencilla complejidad de los clásicos, los actores, jóvenes y viejos, transmiten matices y autenticidad, todo respira en esta preciosa película.

Tener la obligación de citar el culebrón coreano que ha antecedido a Mud me provoca demasiada fatiga. Se titula The taste of money y la dirige Im Sang-Soo, un habitual de los festivales. Es una tontería supuestamente crítica sobre una familia de la oligarquía coreana cuyos miembros pasan la existencia haciéndose putadas para lograr el poder.

Carlos Boyero – El País

En Mud se entretiene en contar la historia de dos chavales en el Misisipi; el río, pero también ese espacio que colonizará la imaginación de Twain y que, para siempre, define el universo que habita todas la infancias del planeta. Con precisión y buen gusto, la cámara acierta a describir la geografía de un lugar amenazante muy lejos del paraíso de plástico de los cuentos de Disney. (…) Y así, con pulso, de forma pautada, haciendo suyos los lugares comunes, toda la película no es más que una bella invitación a medir la profundidad de un río (hasta que la baliza no marque dos, de ahí Mark Twain, el barco no pasa). Hablamos, obviamente, del río de la vida. Hemos llegado.

Luis Martínez – El Mundo

Jeff Nichols ya obtuvo el pasado año el premio de la Semana de la Crítica con Take Shelter, y en Mud cambia el registro para contar una historia de ensoñación adolescente al borde del Mississipi y narrada con tanta cercanía y pasión por sus personajes que, al final, recibió una de las mayores ovaciones de este certamen.

The taste of money, de Im Sang-soo, una visión tragicómica del poder y de la riqueza desmesurada vista en una familia coreana, donde la corrupción, los bajos instintos y un clima de telenovela disparatada convertían la pantalla en una especie de cesta de frutas exóticas y vistosas que se iban pudriendo a la vista.

E. Rodríguez Marchante – ABC

Nichols respeta a rajatabla el punto de vista que escoge para contar la historia, y esa mirada, entre lúcida y romántica, del adolescente rebelde conserva la sensibilidad con que Rob Reiner dirigió Cuenta conmigo o Twain escribió Las aventuras de Huckleberry FinnAl contrario que Take Shelter, Mud es una película luminosa.

(…) El cineasta coreano se desliza sobre las sensuales curvas de la economía global para demostrar que la erótica del poder financiero sigue haciendo estragos en los países desarrollados. Una lástima que el resultado sea torpe, ridículo y redundante: pocas horas antes de su proyección Cosmópolis trataba con similar materia prima con mejor fortuna.

Sergi Sánchez – La Razón

 

Clip de Mud:

Trailer de The Taste of Money:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *