Cannes día X: Resumen de prensa

Escrito por

Twitter icon

Cronenberg y Pattinson, protagonistas del día con Cosmopolis.

El último salmón (o el penúltimo a la espera de Jeff Nichols) del Festival se dejaba ver ayer por Cannes. Se trataba, por supuesto, de David Cronenberg y era uno de los más esperados por los pescadores de fotogramas aunque algo nos dice, llámese pálpito, que quizás los trofeos puedan irse más al film bielorruso que le acompañaba… pero no adelantemos acontecimientos y vamos con la cosa de la prensa:

 

Cosmópolis es un verborreico e insufrible desfile de personajes excéntricos y situaciones forzadamente apocalípticas. No conozco la novela de Don DeLillo que adapta Cronenberg (…) Pero lo que tengo claro es que tal como lo narra Cronenberg en imágenes resulta un desastre (…) tenemos que soportar ver el careto en todos los planos de Robert Pattinson, el vampiro juvenil y romántico de la saga Crepúsculo. La inexpresividad de este actor tan soso puede resultar agotadora.

(A) La película ucrania En la bruma (…) le pierde la morosidad narrativa, la sensación de que el director a veces no sabe qué hacer con la cámara excepto filmar hasta la extenuación los viajes a través de un bosque. La idea era buena, pero el desarrollo es plúmbeo y le sobra metraje.

Carlos Boyero – El País

Desde el primer segundo, los fotogramas abren los poros, transpiran y, sustancias turbias que van de la intranquilidad al simple nerviosismo, infectan la mirada. En realidad, muy pendiente de la letra impresa, Cronenberg se limita a seguir el rastro a unos diálogos cerca del apocalipsis. La cámara se mantiene enclaustrada y dentro de la metáfora que la habita. Y lo hace con rigor, precisión y con suficiente veneno para dar que pensar. La película se mantiene en equilibrio inestable siempre empeñada en mantener una prudente distancia tanto de la pesadilla turbia sin otro referente que el sudor, como de la metáfora evidente.(…) Definitivamente, y sin querer hacer sangre (nunca mejor dicho), Pattinson no es Mortersen ni Fassbender, por citar los dos últimos intérpretes con los que ha trabajado Cronenberg. Es más, aparece Paul Giamatti y, directamente, Pattinson es reducido a la condición de bulto extraño.

El director de la brutal, cruda y perfecta My joy vuelve al ataque con otro derroche de brutalidad, crudeza y perfecciónIn the fog trenza la vida de tres hombres en su desesperado intento por huir.

Luis Martínez – El Mundo

Cronenberg arrojaba a la pantalla su visión o su reflexión sobre el final del capitalismo, con la profundidad política, económica y social del trabajo de un chiquillo de primaria. (…) Por lo que sea, el caso es que Cronenberg ha decidido tomarse un descanso del buen cine que venía haciendo los últimos años.

La tapada del día en la competición era la bielorrusa En la niebla, de Sergei Loznitsa, y fue de lo mejor que ha ofrecido esta edición de Cannes; contenía una buena historia dentro, entre bélica y ética, con tres buenos personajes y filmada con mucha precaución, con pies de plomo y, quizá, con un exceso de pachorra y de tiempo malherido probablemente por el único motivo de ese miedo de todo cineasta con alardes a hacer su obra en hora y media: En la niebla pasa de las dos, pero habría quedado mejor vestida si se le arrancan de cuajo treinta o cuarenta minutos de caminata por el bosque.

E. Rodríguez Marchante – ABC

Árida y densa, Cosmópolis analiza el mundo en que vivimos –la crisis, la muerte de nuestro sistema de valores, el fin de la Historia– desde el interior de una limusina. Pattinson, que sale en cada plano, aguanta el tipo como un campeón ante actorazos como Mathieu Amalric, Juliette Binoche o Paul Giamatti. Que su adaptación sea tan literal no es un problema per se. Sí lo es que la puesta en escena sea sorprendentemente funcional, diríamos que casi conservadora. Da la impresión de que Cronenberg no se ha esforzado lo más mínimo en crear una atmósfera visual que multiplique la fuerza alegórica de la prosa de DeLillo.

Devastadora crónica de los efectos de la guerra en la condición humana, el filme de Sergei Loznitsa transita por los campos desolados de la Rusia ocupada por los nazis sin hacer una sola concesión al espectador. La lentitud del filme no hace más que reforzar la sensación de fatalidad que se cierne sobre los personajes, que los envuelve en una niebla que no les deja escapatoria

Sergi Sánchez – La Razón

 

Trailer de Cosmopolis:

Clip de In the Fog:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *