Cannes día V: Resumen de prensa

Escrito por

Twitter icon

Jean-Louis Trintignant y Emanuelle Riva, la pareja protagonista de Amour.

Michael Haneke y Thomas Vinterberg (sí, el ex-Dogma de Festen) presentaban película en Cannes y, por el recibimiento de nuestros plumillas, parece que tenemos al primer candidato serio para la Palma y sí, probablemente es el mismo que ustedes están pensando pero… no se me lancen, leamos las reseñas primero. Amour y La caza ayer en Cannes:

 

La cámara de Haneke se mantiene durante dos horas en el mismo escenario, en esa casa de techos altos, parqué impecable, llena de libros, discos y pinturas, en la que durante muchos años se respiraba paz y plenitud. Siguiendo a un hombre que cuida con ternura, impotencia y progresiva desolación a la mujer de su vida, que comparte con ella recuerdos felices, sabiendo en el fondo y transmitiéndonos a los espectadores que su último acto de amor será irremediablemente trágico. Ser testigo de esa tensión y ese sufrimiento te deja abrumado, con el cuerpo y el espíritu revueltos, deseando que se acabe y volver a respirar en la calle. O sea, Haneke ha vuelto a lograr lo que se propone con su cine sombrío, retorcido y perverso.

Vinterberg describe admirablemente el acoso que sufre un hombre que ha sido acusado del más repugnante de los delitos, la deserción de la racionalidad cuando todos necesitan cebarse en el falso culpable, la certidumbre de que siempre habrá alguien que mantendrá su condena moral sobre el que ha sido víctima de una calumnia. El director, ayudado por el tormento y la autenticidad que transmite el actor Mads Mikkelsen, te contagia la pesadumbre ante la injusticia que siente el protagonista, su amargo desarraigo de todas las personas en las que había creído.

Carlos Boyero – El País

Michael Haneke vuelve a sorprender en Amour con una de esas películas condenadas a quedarse tatuada en la retina. De nuevo, la estrategia del director consiste en presentar cada acción de frente, sin trampas, sin excusas, sin dejar que el espectador se acomode un sólo segundo en la impostura del melodrama; en la impudicia de la lágrima. Y, pese a ello, pese a la aparente frialdad, cada segundo de metraje conmueve. Conmociona y arrasa. La cámara del director se mantiene, pudorosa y desafiante, a la altura de los ojos para dejar que sea la mirada (la del espectador y la del actor) la que escriba su propia historia. No hay drama. El drama mancha de cosas tan pringosas como las excusas; las excusas para emocionarse. La emoción, la de verdad, surge desnuda en cada fotograma esculpido con una simétrica perfección. Todo resulta tan contundente, tan brutal, tan limpio, que duele. El cine de Haneke duele. Amour debería estar en el palmarés. Y lo estará.

Por lo demás, y a modo de contrapunto, la sección oficial quiso que Thomas Vinterberg (el autor de la celebrada ‘Celebración’) se estrellara con The hunt (La caza). (…) Lo que sigue es un disparate cerca del simple telefilme sin rumbo y tan plagado de lugares comunes que, por motivos bien distintos a los de Haneke, asusta. La torpeza también duele.

Luis Martínez – El Mundo

El director austríaco es temible, pues hurga en los agujeros como una comadreja hasta que cobra la pieza; en esta ocasión, la pieza es de caza mayor, pues persigue el amor en su última dimensión, y no en la primera, tan colorida, fresca, aromática, hermosa y deseable. La mirada de Michael Haneke trata, como siempre, de estar desprovista de los cuarenta grados de fiebre, aunque en esta película no consigue mantenerse lejos, ni frío: se lo impide la temperatura brillante de Jean Louis Trintignant y Emmanuelle Riva, que arrasan con todas las precauciones emocionales que el director o el espectador pretendan tener. Es un trabajo tan bueno, tan cargado de sentimiento, que parece un milagro que no caiga en un solo momento en ninguno de los muchos agujeros sentimentales que podría haber. No. Amor se mantiene en una línea casi imposible entre el corazón y la cabeza

La caza te atrapa, de todos modos, por la solapa y no te suelta en ningún momento. Como al ver esta película, aún no se había proyectado la de Haneke, pues el que más y el que menos tenía un cuerpo, y era en ese cuerpo en el que La caza te dejaba un mal rollo tremendo, y tantas ganas de entrar en una guardería como en la jaula del león.

E. Rodríguez Marchante – ABC

Michael Haneke está planchando la pajarita y alquilando el esmoquin para recoger su segunda Palma de Oro. Amour se la merece más que La cinta blanca, porque recompensaría un necesario cambio de registro en la carrera del director austríaco. Es una película de una sencillez desarmante: la austeridad de la puesta en escena está al servicio del drama, rechaza cualquier tentación enfática. Es imposible salir indemne de ver Amour. La desnudez de su planteamiento pone las cartas sobre la mesa sin falsas coartadas. Trintignant y Riva están más allá de la entrega: no pueden existir dos actores que se comprometan más con sus personajes.

Vinterberg haría bien en revisar La calumnia, de William Wyler, para entender que el perdón no siempre resulta verosímil, por mucho que el noble y honesto hombre escandinavo, paradigma de la actitud civilizada, ponga la otra mejilla cuando la intolerancia castigue su dignidad.

Sergi Sánchez – La Razón

 

Trailer de Amour de Michael Haneke:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *