AFF Sección Oficial: La roca

Escrito por

Twitter icon

Nueva crítica de la Sección Oficial de Atlántida Film Fest. Una mirada a las relaciones de amor y odio entre Gibraltar y La Línea.

La palabra Gibraltar hace vibrar el sentimiento de la patria en el corazón de muchos y buenos españoles. En el imaginario colectivo pervive como una ofensa que algún día ha de ser reparada, por encima de Rocroi y a la altura del codazo de Tassotti a Luis Enrique en el Mundial del 94. La sensación, además, de que sólo puede ser parte de España o no ser ha sido bien retratada en una película tan característica nuestra como Torrente 2, con esa frase de Santiago Segura antes de hacer volar por los aires la tan codiciada Roca, «Gibraltar español, o pá nadie». Toda una declaración de principios.

Así que, mientras media España se lleva por sentimientos patrióticos varios, la otra mitad nos hemos caracterizado por un desprecio absoluto a todo lo relacionado con el tema para acabar abrazando las ideas más reaccionarias. «Ojalá vuele por los aires ese trozo de tierra para quitarnos el problema de encima y a los tipos que blanden banderitas todo el rato» ha sido parte de nuestro pensamiento en más de una ocasión. Lo que no nos deja en muy buen lugar, vaya.

Porque por encima de todo el documental hace hincapié en mostrar la vida humana de Gibraltar, un pueblo que ha sufrido y mucho donde viven seres humanos que solían tener una fuerte relación con su entorno, en especial con La Línea, al otro lado de la frontera. Esta relación entre ambos municipios, llena de vida, con sus alegrías y malentendidos, es lo que mueve al filme, sobre todo la relación en tiempos del general Francisco Franco, que cerró la frontera a finales de los 60 con la intención de «vencerlos por hambre» como si se tratara de un cerco de la Edad Media.

El documental no deja de tener su parte más convencional consistente en entrevistas a personas que vivieron lo acontecido, con humor, ternura y nostalgia por un tiempo pasado que no volverá, donde los dos pueblos se retroalimentaban y crecían juntos a pesar de la frontera y la guardia civil. Gibraltar como una auténtica isla de libertad en tiempos tan grises como los 40 añacos de Franco dando por saco. Y esa libertad, que se contagia como la gripe en forma de rock and roll para mayor gloria de La Línea.

El documental coge las historias más pequeñas para contarnos todo esto. Apoyadas como decimos en entrevistas que no se hacen innecesarias o pesadas en ningún momento,  también encontramos algunas imágenes de archivo, pero ante todo destacan las imágenes de recreación en animación, como las del bombardeo italiano en el 42 en el marco de la segunda guerra mundial.

El documental es vitalista e intenta crear y mantener un vínculo entre Gibraltar con su entorno y viceversa, mostrando como tesis la inutilidad de una frontera entre hermanos sin negar a los gibraltareños su país. No se muestra revanchismo por ninguna de las partes implicadas, cosa que no sé hasta qué punto es cierta. Se hace una crítica a la mentalidad española a la hora de enfrentarse ante la convivencia con Gibraltar y no se buscan culpables humanos; hasta un guardia civil acaba apareciendo como una víctima o cuanto menos alejado del rol que se le suele achacar, sin huir de sus «pecados». El filme defiende los pequeños lazos entre personas y como un gobierno o un estado totalitario, en este caso la España de Francisco Franco, los destruye y envenena las relaciones sin importarle el factor humano o separar familias enteras.

Ganador del premio EURODOC en la pasada edición del Festival de Sevilla de Cine Europeo, se hace un documental ameno con un muy buen ritmo sin ocultar sus intenciones, teniendo especial cuidado en respetar de forma humana a todos los integrantes y echando la culpa por encima de todo a la dictadura de Franco, sin esconder pasajes menos gloriosos por ambas partes.

Una historia humanista construida con cariño que, sin ser sobresaliente, es cuanto menos recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *