Presentación del Atlántida Film Fest

Escrito por

Twitter icon

La fábrica Moritz de Barcelona acogió ayer la presentación de la segunda edición del Festival Internacional Online de Cine Inédito, Atlántida Film Fest. Con la presencia de su director, Jaume Ripoll, que ha hablado sobre las bases de un festival que tiene la intención de seguir creciendo, y cuyo target (si atendemos a los títulos que han decidido acoger) es principalmente juvenil. La propuesta que nos ofrecen desde Filmin, pues, consiste en rescatar films que no han sido lanzados en DVD o estrenados en cine o televisión en ámbito estatal. Recordemos también que esta plataforma ha colaborado ya con festivales como los de Gijón o Sitges, e incluso otros festivales de cortometrajes como el del FIB. Además, y a diferencia del pasado año donde sólo se exhibieron películas de habla hispana, Atlántida Film Fest presenta esta edición una nueva sección (Atlas) en la que entrarán propuestas de cualquier nacionalidad e idioma, aunque sobre este punto ya nos extenderemos al presentar ambas secciones, hecho que iniciamos a continuación con su Sección Oficial.

Sección oficial

Constará de 12 trabajos de entre los que se seleccionarán mejor película, mejor director y premio especial del público. Todas las ganadoras serán lanzadas en DVD a través del sello Avalon (Cameo para mejor película), y en el caso del primer y tercer premio habrá también un estreno en cines españoles y la distribución a Europa a través de EuroVoD. Acto seguido, comentamos los doce títulos:


Las marimbas del infierno (Película inaugural):
 Ganadora del gran premio del jurado en el Festival de Miami, el segundo trabajo del guatemalteco Julio Hernández Cordón (que debutara en 2008 con Gasolina) es un documental en el que un pionero de la escena del heavy metal, también médico al que nadie quiere visitar por llevar tatuajes, así como componente de un inclasificable grupo musical, provocará reacciones inusitadas.

Terrados: El debut como director de Demian Sabini, que recibió el premio del público en Valladolid, es una cinta que pone como telón de fondo la crisis económica para contarnos la historia de Leo y sus amigos que, desmotivados por su situación, pasan las tardes recorriendo distintos terrados de la ciudad.

La roca: Definida como uno de los mejores largometrajes en formato documental del pasado año por los propios organizadores, Raúl Santos realiza un ejercicio de crítica a modo de metáfora sobre la situación del peñón de Gibraltar y lo que escenifica esa separación. Aclamado por lo cálido y emotivo que resulta, ganó el premio al mejor documental en largo en el festival de Sevilla.

Zona sur: El boliviano Juan Carlos Valdivia vuelve con un film al lado del que se han llegado a poner nombres como los de Max Öphuls. Ganadora nada más y nada menos que en Sundance (director y guión), nos narra los últimos días de una familia de clase alta, exponiendo también los cambios sociales llevados a cabo en ese momento en el país.

De amor y otros demonios: Llegada de Costa Rica, Hilda Hidalgo arriesga en su primer largometraje adaptando la novela homónima de Gabriel García Márquez, y lo que para otros directores fue un fracaso, parece que en este caso no ha pasado inadvertida en el pertinente recorrido festivalero que ha incluido festivales como el de La Habana, Pusan o Glasgow.

Crebinsky: Biznaga de Plata en el festival de Málaga al mejor guión, el debut en largo de Enrique Otero cuenta, además de con la presencia de Luis Tosar, con el beneplácito de una crítica que la ha tildado de distinta dentro del panorama nacional. Concebida como una road movie, nos llevará de la mano los hermanos Crebinsky que, tras ser arrastrados por la corriente durante una inundación, aparecerán vivos en un lugar de la costa donde empezarán su particular periplo.

Amanecidos: Apadrinada por el reconocido productor Lluis Miñarro (encargado de producir trabajos como los últimos de Apitchapong Weerasethakul o Manoel de Oliveira), esta película dirigida por Pol Aregall y Yonay Boix se desprende de la narrativa convencional para realizar un retrato sobre cinco chicos y cinco chicas en el punto álgido de su juventud, que nos llevará a sus recovecos más íntimos.

Haaris Harre: Tras las cámaras, Miguel Ángel Tavera y Javier Córcoles, ante ellas, el relato sobre como cinco jóvenes músicos austriacos decidirán intentar alcanzar el éxito con su banda de música. Tras alcanzar cierta popularidad, comprarán una furgoneta en Ebay para recorrer con ella toda Europa. No faltarán reminiscencias a films como el falso documental dirigido por Rob Reiner a mediados de los 80, This is Spinal Tap.

Lucía: De Chile llegará esta producción que ganó el FIPRESCI en Toulouse, además de participar en San Sebastián, y que recompone a través de la observación de la vida de su protagonista, Lucía, el retrato de una generación de chilenos que luchan por recuperarse de la dictadura militar. Primer trabajo de Niles Atallah, se postula como una de esas películas que hay que ver sí o sí.

Antes: El argentino Daniel Gimelberg (rodó con Cesc Gay Hotel Room) nos trae esta propuesta protagonizada por Nahuel Pérez (Glue), que interpreta a Nacho, un tipo cuya vida está dividida en dos debido a un evento del que nada conocemos, y que le hace estar sumido en una cuesta abajo que parece no tener fin, mientras por otro lado estudia y vive con su familia.

Un mundo cuadrado: Álvaro Begines (¿Por qué se frotan las patitas?) vuelve con la particular radiografía de una banda de rock formada por jóvenes de un pueblo que, a raíz del asesinato de un chico, decidirán tomar las riendas y crearán una peculiar organización que no parará ante nada a no ser que sea para cumplir su objetivo: cambiar el mundo.

Puzzled Love: Realizada por un colectivo de alumnos de la ESCAC y presentada en San Sebastián, Puzzled Love propone una de esas típicas historias de enamoramiento y posterior separación, pero con una peculiaridad: cada uno de sus episodios ha sido dirigido por uno de los realizadores de la prestigiosa escuela de Terrassa. Otra apuesta fuerte por parte de Escándalo Films que parece haber dado en el clavo.

Sección Atlas

Compuesta por 14 trabajos, esta nueva sección aparece en la segunda edición del Atlántida Film Fest como pequeño rincón para que el cine internacional también tenga su espacio en este festival, y para traernos esas joyas que han circulado por multitud de festivales españoles y, por desgracia, todavía no han llegado al circuito comercial. De este modo, y desde cine como el estadounidense o el british, hasta paises como Grecia, Irán o Dinamarca, podrán darse cita en una sección que promete emociones fuertes y que arranca con energía gracias a algunos de los títulos que os presentamos a continuación:


Alps (Película inaugural):
Huelga decir que Giorgos Lanthimos se ha ganado un nombre en la cinematografía internacional y tras su celebrada Canino, nos llega ahora ésta Alps, ganadora del premio al mejor guión en Venecia y encumbrada tanto por prensa nacional como internacional, que nos llevará en esta ocasión de la mano de una enfermera perteneciente a un grupo llamado como el título del film, cuyos miembros reemplazan a los muertos de familias que han perdido a algún ser querido.

Unmade Beds: El director de Glue, Alexis dos Santos, se traslada ahora al Reino Unido para contarnos el periplo de Axl, un veinteañero que lleva la cuenta del número de camas en las que ha dormido desde su llegada a Londres, y que tratará de localizar a su padre, que le abandonó durante su infancia. Por otro lado, Vera también lucha por encontrar su propio camino, en el que se entrecruzarán otros personajes. Presentada en Sundance y Gijón, ya ha sido definida como una película tierna e íntima.

Dragonslayer: Entre Van Sant y Larry Clark se sitúa este documental llevado a cabo por Tristan Patterson que nos acerca a una generación perdida a través de una leyenda del mundo del skate de 23 años, John Skreech Sandoval. Con una banda sonora imperdible y premios como el de mejor documental, mejor película y mejor fotografía en distintos festivales, se antoja como un ejercicio imprescindible que ya ha sido calificado de hipnótico y sugerente.

The Swell Season: ¿Se acuerdan de Once? Pues bien, tras su éxito y el de la banda salida de aquel trabajo, los realizadores Nick August-Perna, Chris Dapkins y Carlo Mirabella-Davis asisten en formato documental y en blanco y negro a una gira mundial de dos años que terminó resquebrajando ese amor retratado en el trabajo de John Carney. Participante en festivales como Tribeca, parece que se antoja como otra cinta obligatoria.

Cold Weather: De la mano de Aaron Katz nos llega esta marciana y divertida comedia enmascarada bajo un thriller en el que una desaparición nos llevará a la más atípica de las investigaciones y, por ende, a su también particular resolución. Vista en el primer Festival de cine de autor de Barcelona (D’A) al que un servidor pudo asistir, se antoja como una película refrescante y singular que supone un muy grato disfrute más allá de la etiqueta de película de culto con que ha sido calificada ya en su país de origen.

Small Towns Murder Songs: Con Peter Stormare encabezando el reparto, el segundo trabajo de Ed Gass-Donnelly nos llevará al primer crimen en varias décadas acontecido en una pequeña ciudad, y como se enfrentará a él un veterano agente de la ley. Premio FIPRESCI en Toronto, ya se ha hablado sobre sus semejanzas con el cine de los Coen y del juego tan absorbente que ha logrado componer Donnelly en ella.

The Green Wave: Animación adulta en la línea de Vals con Bashir y Persépolis, Ali Samadi Ahadi, narra las consecuencias surgidas a raíz de las elecciones iraníes en 2010 a través de este documental que ha sido calificado de conmovedor o auténtica revelación, y que parece ir a hacer las delicias de todo aquel aficionado al cine de animación, aunque se aleje meridianamente de a lo que estamos acostumbrados, cosa que, dicho sea de paso, se agradece.

Bellflower: Thriller post-apocalíptico y una de las revelaciones de la temporada, el debut en largo de Evan Glodell, que ha sabido componer un mosaico referencial y convulso es una de esas cintas que no dejará indiferente a nadie, y que el que estas líneas escribe pudo disfrutar en Sitges, donde se le otorgó el Premio del Jurado Joven. También recibió el Premio a la mejor película en el Festival de Cine Fantástico de Málaga y poco más puedo hacer que recomendar una de esas experiencias únicas del año.

Toomelah: Apadrinada por Peter Weir que le ha dirigido palabras realmente elogiosas, este film de Ivan Sen nos llevará a través de la mirada de un muchacho de 10 años, Daniel, a un universo viciado donde traba amistad con los mafiosos de la comunidad y aprende los gajes del oficio de la venta de drogas. Presentada en Cannes, despertó las alabanzas por parte de una crítica que incluso la definió como prueba del resurgir del cine australiano.

The Myth of American Sleepover: Comedia independiente realizada por el debutante en largo David Robert Mitchell, nos presenta a cuatro jóvenes que buscan el amor en un suburbio de Detroit durante el último fin de semana del verano. Nominada a mejor película en los Independent Spirit Awards, retrata la ansiedad adolescente desde un prisma totalmente novedoso y original.

Shit Year: Dirigida por Cam Archer, uno de esos enfants terribles del cine norteamericano y definida por los propios organizadores como una cinta con trazas del mejor John Cassavetes, retrata la vida de una famosa actriz retirada (interpretada por Ellen Barkin) que mantiene un romance irreal con un joven actor al que conoció tiempo atrás. Presentada en la quincena de realizadores del festival de Cannes, Variety dijo de ella que es un poético retrato.

Everything Will Be Fine: Del polifacético y siempre incómodo Christopher Boe, Everything Will Be Fine nos introduce en una cinta de carácter metatextual donde un director obtendrá casualmente unas fotos que muestran las supuestas torturas de presos iraquíes. Estrenada en Sitges y con un cartel de reminiscencias hitchcockianas, supone un thriller, aunque algo difuso, no obstante particular y con el siempre reconocible sello del danés.

La enfermedad del sueño: Del cineasta alemán Ulrich Köhler (Bungalow) llega esta historia sobre una mujer que, tras años viviendo en África, decide volver a Europa dejando atrás a su marido, que empezará a sentir la sensación de ser un extraño en Europa, y a destruirse poco a poco. Oso de Plata al mejor director en el Festival de Berlín, fue recibida como una película hipnótica que el propio director del Atlántida definió como irregular pero de visionado obligatorio.

Submarine (Película de clausura): Debut en la gran pantalla de Richard Ayoade, el freak Moss de la magnífica serie The I.T. Crowd, nos lleva a la historia de Oliver, un adolescente cuya vida está marcada por la situación que atraviesa el matrimonio de sus padres. Obtuvo los premios de mejor guión y debut en el BAFTA, y fue estrenada a nivel estatal en Gijón recibiendo críticas realmente elogiosas, tanto el film como su director, cuyo talento se ha llegado a encumbrar. Protagoniza Craig Roberts.

Terminando con la información sobre este festival que se iniciará el 4 de abril y se postergará durante 30 días hasta el próximo 4 de mayo, y que el año pasado llegó a unas cifras que oscilaron entre los 5.000 y 6.000 visionados y este 2012 será de pago tanto para los usuarios generales de Filmin (15 € por las 26 películas) y los usuarios premium (por 7 €), hay que destacar un jurado plural compuesto por Kike Maíllo (director de la reciente ganadora de 3 Goya, Eva), Ángel Sala (director del Festival Internacional Cinematográfico de Sitges), Mónica Carmona (directora de Mondadori y del Premio Jaén) y Violeta Kovacksis (crítica en publicaciones como Caimán -ex-Cahiers España-). Recordar también que las películas de la sección Atlas estarán todas en versión original subtitulada, y que tanto las películas de inauguración como de clausura sólo podrán verse durante un periodo de 72 horas (por ejemplo, Alps podrá verse durante 72 horas a partir del día 4).

Además de todo ello, el día 4 de abril a las 21:00, Filmin celebrará una fiesta inaugural que incluirá el visionado del cortometraje Contra el cristal (Daniel Torres) y al que estarán invitados prensa, público e industria en la Fábrica Moritz (Ronda Sant Antoni, 41, Barcelona). De 22 a 24 h., tendremos sesión musical.

Esperemos pues que el Atlántida Film Fest pueda enriquecer y mejorar sus datos del año pasado, y desde Cinema ad hoc realizaremos un seguimiento especial a una de esas iniciativas que merecen ser tenidas en cuenta y que ojalá se repita año tras año. Ponemos la guinda final con su trailer, que fue presentado también en la Fábrica Moritz.

One Response to Presentación del Atlántida Film Fest

  1. Gran entrada y gran festi. Ganitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *