Críticas: Lorax, en busca de la trúfula perdida

Escrito por

Twitter icon

Los creadores de Gru, mi villano favorito han arrasado en el box office adaptando una obra del Dr. Seuss.

Cuando se estrena una película como Lorax, en busca de la trúfula perdida siempre aparece el eufemismo en escena. Los críticos hablarán de una “película para los más pequeños” para negar la presencia cerebral paternal, subrayando su “canto ecologista” por encima de cualquier satisfactoria escenificación en el entretenimiento de un guión nulo. Ese eufemismo y ecología queda representado en la historia de Lorax, el guardián del bosque y voz de aquellos que no la tienen: los árboles. Más allá del nacimiento de la retórica, esa voz pacifista y claramente moral llega para concienciar tanto a los personajes que están dentro de la pantalla como a los espectadores que están fuera de ella observándola.

Que los creadores de Gru, mi villano favorito de Chris Renaud quieran llevar a las pantallas una obra del Dr. Seuss puede ser un complemento perfecto. Pero desde esas imágenes parece el propio Renaud quiera ejercer de un endulzado y colorista Tim Burton. No sé hasta qué punto la historia necesitaba difuminarse en simples imágenes rellenadas por momentos musicales. No sé si han sido las cintas de dibujos de la Disney o Los Teletubbies, pero muchas personas tiemblan cada vez que en una película de animación se ponen a cantar. Lorax, en busca de la trúfula perdida ya arranca bajo esa proposición y debilidad. Sus problemas vienen derivados de un libreto sin sorpresas y sin capacidad de sorprender. No sé si el fin justifica los medios y que los más pequeños, esas ‘víctimas’ del eufemismo, capten el mensaje que plantea.

Lo curioso de Lorax, en busca de la trúfula perdida es que ha causado auténtica conmoción entre la derecha norteamericana. Los Muppets de James Bobin también sufrieron los ataques al ser el villano de la película un magnate del petróleo. Según ellos, la izquierda, a través de películas hollywoodienses como la que dirige Chris Renaud, está manipulando a los más pequeños para que luego formen parte del Occupy Wall Street. Hasta la propia Rana Gustavo acompañada de la cerdita Peggy tuvo que ironizar sobre el tema indicando que se pasaban durante toda su película gastando un montón de gasolina conduciendo un Rolls Royce. Algo incoherente, como que Lorax, en busca de la trúfula perdida se critique al corporativismo y a la industria desmedida cuando está financiada por un gran estudio que entra dentro de los moldes que desaprueba. Del mismo modo el propio Dr. Seuss comentaba que su libro no trataba de pregonar y desacreditar la moralidad de la industria maderera, ya que los libros que escribía se imprimían en papel o vivía en una casa de madera… El fondo es tratar y reprochar la avaricia que inunda cualquier tipo de industria por aumentar los beneficios, aunque destruya completamente un ecosistema. No obstante, la derecha norteamericana ve en estas películas (de Arrietty y el mundo de los diminutos dijeron que retrataba tanto al movimiento okupa como al Occupy Wall Street) como flagrantes amenazas para inculcar a los más pequeños… ¿buenos y positivos valores?

Lo que no puedo entender es que una película tan sosa, plana y sin ninguna clase de aliciente genere tantos tipos de disparatados comentarios. Los evangélicos de EEUU también vetaron que los más pequeños vieran esta película ya que la naturaleza nunca puede dominar al hombre bajo ningún concepto sino al revés. Por supuesto, y a juzgar por lo que ha recaudado en el boxoffice norteamericano, esos comentarios simplemente le otorgaron mayor publicidad e incluso crédito.

Pero, ante tanto planteamiento por una película cuyos chistes están (por estar) repetidos y que no tienen ningún tipo de ironía, me sorprende que nadie haya comentado otros temas candentes y sumamente interesantes. Para empezar, al igual que Andy en Toy Story, el protagonista en Lorax, en busca de la trúfula perdida tampoco tiene padre. Pero lo que no entiendo es el nuevo sistema político en ese mundo de algodonadas trúfulas. Se trata de una ciudad, Thneedville, en medio de la nada (literal) donde todo está compuesto a través del plástico y el aire. No existe nada orgánico. Está liderada por Alisios O’Hare como magnate y villano, que controla su metrópolis por cámaras. No quiere que nadie salga pero tampoco hace mucho por evitarlo. No sabemos cuándo votan, qué sistema legislativo tienen y cómo es su régimen socio-político y económico. En estos tiempos de crisis mundial, podría ser un ejemplo de satisfactoria neo-autodeterminación. Lo que escapa de mi conocimiento, aparte del paradero de los osos amorosos y los peces cantantes si no quedaron trúfulas en mil kilómetros a la redonda, es una frase brutal que no ha levantado ningún tipo de ampolla. Durante la película se intenta vender aire embotellado y el diminuto villano (que se define a sí mismo como la cabeza de Frankenstein y el cuerpo de una araña) afirma que «nadie pagaría por algo que pudiera conseguir gratis». En plena incandescencia del cierre de Megaupload o las leyes SOPA, Sinde, etc. me resulta extraño que nadie haya comentado las dobleces e implicaciones que establece esa frase. Ni siquiera la derecha norteamericana o los evangelistas. Al parecer, cada loco con su tema.

7 Responses to Críticas: Lorax, en busca de la trúfula perdida

  1. Lita dice:

    Punto uno la pelicula tiene guion y es la codicia de una persona con hambre de cambiar el destino que tenia ensima,
    cuando sale de su casa su familia se burla y lo critican, entonces el tenia para si mismo, ravia adentro y queria demostrar que el podria ser mas de lo que ellos penzaban.
    Y asi cambiaria las cosas, y que iso entonces, fue a buscar un material que le convenciese para su idea encontro los arboles y talo uno para empezar, el lorax le dijo que eso no lo deveria hacer mas porqe dañaba a otros y promete no volverlo a hacer, por alguna razon a alguien le gusto aquella cosa maltrecha que ase, y comienza a vender, entonces trata de hacer las cosas como promete y no talar solo sacar follaje , pero cuando ven que no da abasto la produccion, es cuando decide talar , en fin la ambicion logra hacer que se olvide de todo pasando a llevar la dignidad de los demas y arrazando con el lugar mas maravilloso que hubiese visto jamas, asi como dice cuando yega al sitio este tipo paraiso, estando mayormente conciente que esto si pasa y si es real la gente por codicia ase mucho mal , mas mal de que quizas ellos mismos creen podian hacer, y si la pelicula es para nilos en lo personal fuimos en familia verla , porque mi hija queria , si el relleno musical es malo tomamos en cuenta que es para los mas pequeños alos cuales les encanta esa parte eso esta bien. entonces que queda una pelicula bastante divertida sacando muchas risas del publico asiendo tomar concencia sobra loque pasaria si no hubieesen arboles y que seria todo tan patetico, lo encontre un muy muy divertido film para los mas pequeños y asi tendran buena conciensia de lo que so los arboles y toda la vegetcion que se pierde cuando se rompe el sistema, si ati no te gusta nada y no te parece absulatamente nada buena entonces vete a ver peliculas de tu edad, que sinseramente no eres el publico al cual le intereza el creador que le yege el mensaje del final de la pelicula cual es el mensaje??
    USTED LA VIO, USTED LO SAVE, PARA QUE E DE ESCRIBIRLO Y SI NO LO SAVE ENTONCES DEVERIA FIJARSE MAS EN LO QUE VE ADIOS.

  2. Angela Gonzalez dice:

    No entiendo mucho esta crítica, me parece muy rebuscada, y respeto pero no la comparto en absoluto. Nos encantó la peli y mi hijo de 3 años y medio estuvo atento todo el rato.

    • martincuesta74 dice:

      Gracias Ángela, nuestra crítica no pretende ser una verdad absoluta solo una opinión más o menos justificada. Si os gustó a ti y a tu hijo entonces ha cumplido su cometido ;). Un saludo

  3. Felipe Pizarro dice:

    Aparte de gustar, tiene que llegar la conciencia de que hacer daño a la naturaleza es algo grabe, tenemos que tener una conciencia ecologista como mismo dice en la pelicula, tenemos que ser concientes con lo que hacemos y tratar de no ensuciar los que nos rodea, porque para alla vamos a un mundo sin arboles, sin animales, sin nada, hay muchos animales, vegetacion a punto de extingirse porque nosotros como ser humanos somos personas que hacen mas daño que bien. tenemos que cambiar nuestra mentalidad y tenemos que ayudar a nuestro medio ambiente si queremos tener para muchos años mas animales y vegetacion sin que se extinga.

    como dice al final de la pelicula

    "A MENOS QUE alguien como tu se interese de verdad nada va a mejorar. Jamas"

    tenemos que educar a nuestros hijos y niños para que ellos tengan una conciencia ecologista, que ellos puedan ayudar a mejorar y no a destruir lo que va quedando, ya que nosotros no tenemos remedio y es muy dificil cambiar nuestra mentalidad, por eso va a dirigido a los niños para que ustedes como padres les explique realmente que quiere decir la pelicula y porque paso eso de los arboles, para que ellos desde chicos tenga la mentalidad de ayudar y no a destruir lo que nosotros estamos haciendo.

    recien vi esta pelicula y de verdad me cambio mi mentalidad y creo que tenemos que mejorar muchas cosas.

    • Hola Felipe,

      Los conservadores norteamericanos, al parecer, no están de acuerdo con ese mensaje y con que se critique en esta película al voraz corporativismo y creen que se trata de una manipulación de la izquierda hacía los más pequeños. Bueno, es el reino de paranoia.

      Lo que no comprendo personalmente es que esta película sea una superproducción y critique la producción en cadena y las corporaciones cuando está financiada por un gran estudio…. que es una corporación. ¿Auto-crítica u oportunismo? Cada uno que se quede con lo que quiera: el mensaje, desde luego, es recomendable para los más pequeños (o no), aunque yo lo que critico sobre todo es su forma. Me pareció muy aburrida y sin gracia, aunque si algún niño (o adulto) se conciencia bienvenido sea. 😉

      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *