Premios Goya 2012: Lo mejor y peor de la ceremonia

Escrito por

Twitter icon

Ya han pasado más de 24 horas y es momento, una vez disipada la bilis, de hablar sobre lo mejor y lo peor que hemos visto en los Goya. Escrito sin acritud y con mucho amor.

Revisar los Premios Goya 2012 parte del prisma donde uno quiera divisar la calificada ‘gran noche del cine español’. De puertas para dentro, nos encontramos con una gala que presentó Eva Hache durante varias larguísimas y pesadas horas aunque todo el universo-universal recodará la intervención de cinco minutos de Santiago Segura. De puertas para fuera, en el universo exterior, llegamos a las redes sociales y sobre todo a Twitter, donde los premios alcanzaron un protagonismo sobrenatural a golpe de trending topic pese a disputarse, en un canal de pago, un partido mayúsculo que protagonizaban Barcelona y Valencia. La gala de los Goya depende, por lo tanto, de la relatividad con que uno la mire. No es lo mismo ser Almodóvar que Urbizu, ni ganar un BAFTA a un Goya. Las cosas son como son y son como se las vamos a contar: desde la absoluta subjetividad del que escribe.

Para dejarnos de palabrería paso a la acción y procedo a separar aquello que me parece meritorio, divertido y consecuentemente remarcable de lo imperfecto, ramplón y, por supuesto, no olvidable. ¿Por qué? Porque este resumen de lo mejor y lo peor, sin pelos en la lengua, quedará virtualmente en caché por los siglos de los siglos. Gracias a mi becaria secretaria por numerosas aportaciones en detalles invisibles a la vista de pocos.

 

LO MEJOR:

1.- Santiago Segura. Copió algún chiste que nos regaló en un encuentro con la prensa cuando presentó Jack y su gemela, pero fueron los 5 minutos de humor más desopilantes de la noche.

2.- El rap del Langui. Muy bien acompañado por la presencia de Juan Diego, Javier Gutiérrez, Tito Valverde y Antonio Resines.

3.- Silvia Abascal. En abril del año pasado la actriz que surgió del cátodo y fue tres veces nominada al Goya sufrió un ictus cerebral. La actriz ha reaparecido donde tiene que resurgir una estrella: en una alfombra roja y en una celebración de su arte, no en La Noria o Sálvame. Hasta El Duque lloró.

4.- El Muletilla. La ultraderecha agradeció el boicot al alegato pro-Garzón posterior, pero el resto de espectadores nos quedamos en ascuas de ese proyecto que podría continuar la estela de Blackthorn. Sin destino. «Queremos hacer el primer western extremeño. Productores, veniros a Extremadura. ¡Soy El Muletilla!».

5.- Humor twittero. Carlos Boyero no tiene ni Twitter ni ordenador, pero muchos de los afectados en los chistes y bromas sobre el escenario se pronunciaron en la red social. Guti apoyó al cine español y a Eva Hache (fue el único), mientras que Kiko Rivera se sintió muy molesto. ¿No sería envidia? Fotos, instantes, sonrisas y lágrimas fueron colgadas online y ‘on-live’ desde el backstage. Sabemos que los canapés se quedaron cortos…

 

LO PEOR (DE LO PEOR):

1.- Eva Hache. Me parece muy bien que lleve seguramente a cuatrocientos guionistas detrás aunque se note que diga sus supuestos chistes sin encanto ni gracia, que arranque como un musical digno de la Gran Vía… de Bagdad y que se refriegue los pezones por el escenario. Lo que no me da lo mismo es que cante cosas como «Seguro que Boyero me arranca la piel». Perdona bonita, la piel te la arrancaron en Twitter.

2.- Discursos de los ganadores. El gran fallo habitual de los Goya: no tener orquesta que expulse a las fieras que se asientan en el escenario. Recordemos que el cine español inventó el movimiento 15-M por aquello de apalancarse mientras se suelta un discurso. El vídeo de Cayetana Guillén Cuervo con el boicoteador de la pasada gala, Karra Elejalde, llegó tarde. Lluís Homar se lo había dedicado hasta al perro del vecino de su primo. Los responsables deberían pensar en contratar un francotirador armado con un potente sedante para elefantes que empalase a los egoístas y abusones. Punteros láser y tomates para los asistentes son otras opciones una vez se supere el tiempo de agradecimiento. ¡Pero que alguien haga algo!

3.- Discurso de Enrique González Macho, presidente de la Academia de Cine. De acuerdo, es el momento institucional de la noche… pero mucho hablar de internet y poco ‘pdf’. Poco, muy poco. No digo que cuelguen el discurso en su página web porque estaba siendo masacrada por Anonymous, pero al menos que sean más claros y concisos. Yo lo hubiera resumido en: «La cosa está chunga (no digo jodida porque soy el presidente). No nos han quitado las subvenciones porque prometimos no nominar a Paquirrín. El cine español y su presencia en la red se reduce simplemente a buscar ver pagando y legalmente en internet la ganadora del Goya a la Mejor película… Sí, no está en Filmin sino en Películas Yonkis».

4.-  Isabel Coixet. Para una vez que alguien abre la boca en el escenario para decir algo loable, simbólico, valiente, audaz y consecuente… lo estropea todo no decapitando con su espada uruk-hai a un espontáneo que destroza el momento. ¿Look de Mordor o traje robado de una de las hijas góticas de Zapatero? La verdad es que lo de Garzón ha sido un palo… pero tu traje, ‘guapa’, es todo un señor palo a nuestros ojos. ¿De verdad que no vienes de Mordor para defender los derechos de esa pobre victima de la sociedad llamada Sauron?

5.- Coordinador de Parejas. En España uno puede elegir la pareja que le dé la gana, independientemente del sexo o religión… pero en los Goya no había ninguna que pegase: milfs con pipiolos fue una moda horriblemente machacona pero lo peor llegó con los premios a la Mejor Película y Mejor Director… ¡Qué poco glamour! Y eso que salían de tres en tres. Pero lo peor fue ver a Francis Lorenzo y Nadia de Santiago entregando un premio. ¿Alguien le dijo a ese coordinador y seleccionador de parejas que estábamos en los Goya y no en los TP de Oro? No quiero pensar que TVE exige cierta cuota de pantalla patrocinando Águila Roja Amar en tiempos revueltos

6.- El realizador. No sé quién sería pero tuvo que trabajar en Lluvia de Estrellas. Planos a porrillo de gente saliendo por una puerta sin niebla ni efecto Vicks VapoRub o robados de Viernes 13. O buscando el plano del Ministro cuando Eva Hache hacía chistes políticos…

7.- Gerardo Herrero. Que conste que no tengo nada en contra de Gerardo Herrero (espero que me produzca en el futuro una película) pero, al parecer, estaba resfriado o con sobredosis de paracetamol por sus venas… La pajarita torcida, mandando un mensaje desde su móvil aparentemente y sin cortarse (aunque luego dio la sensación de que leía el discurso del mismo) y refregándose las narices para posteriormente aspirar los moquillos para dentro mientras hablaba de cosas muy bonitas. Un FAIL en su máxima extensión. Sin acritud.

8.- Manías con la lengua. Menos el klingon se hablaron todos los idiomas sobre el escenario. Que está muy bien eso de hablar en todas las lenguas del Estado Español, que es el que subvenciona las películas y esas cosas, pero todavía estamos intentando averiguar en qué idioma habló Nadia de Santiago para decir Michel Hazanavicius.

9.- ¿Horario Infantil? No es que las doce de la noche sea un horario infantil ni estemos en South Park, pero decir palabrotas en los Goya (para muchos ya una palabrota utilizar el nombre del genio para unos premios de cine español) queda doblemente mal. Ricardo Darín se atrevió con un «Joder» para decir el nombre de la película que él mismo protagonizaba, Un cuento chino. Jan Cornet, al menos, tiene excusa por su juventud… y sus «Buenas noches, joder, y buenas que son».

10.- Lo Peor de lo Peor. El peor momento de toda la gala, en mi opinión, se produjo cuando las vicepresidentas de la academia agradecieron a Pedro Almodóvar, imitando a la Martirio, su gran labor por haber conseguido un BAFTA cuando esa misma academia le niega la oportunidad de representarnos en los Oscar. Lo que tienen que pedir esas señoras es… perdón y, después, hablamos.

 

4 Responses to Premios Goya 2012: Lo mejor y peor de la ceremonia

  1. McTeague dice:

    La verdad es que parece que he acertado con qué gala perderme, yo que solía verlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *