Berlinale, día 8

Escrito por

Twitter icon

A punto de terminar el Festival de Berlín, en la jornada de ayer predominó el cine europeo: Dinamarca, Alemania y Hungría presentaban peli.

La danesa (con sus actores principales Mads Mikkelsen y Alicia Vikander en la foto) era el drama de época A Royal Affair, en el caso de la alemana era la última obra del director Mathias Glasner, Mercy, mientras que la húngara Just the Wind esperamos que, nacionalidad obliga, sea cine del tedio con altas dosis de molonidad. Vamos al lío:

 

“En A Royal affair te resulta imposible desentenderte de lo que ves y escuchas en la pantalla, pasa muy deprisa a pesar de su larga duración, tiene el aroma del mejor cine de época. (…) Esta triste historia está narrada con inteligencia, complejidad y sutileza, sin recurrir al melodrama ni al maniqueísmo facilón, con fuerza visual y expresiva.

(En) la película alemana Mercy (…) los personajes son tan agobiantes y antipáticos como la negrura permanente del paisaje que les rodea. Y cuando pasan los meses y comienza a aparecer la luz, tampoco sirve para que se ilumine tu anterior modorra.

Otra película tan espesa como inútil, pero preferible en cualquier caso a la inenarrable pesadez y confusión que acompaña a la húngara Just the wind.

Carlos Boyero – El País

“La sección a competición tuvo a bien acoger al lado de la cinta húngara un drama de época con bastante más cartón que sentido. A Royal affair, de Nicolaj Arcel, es, a falta de una definición mejor, pereza. 

A Mercy, del alemán Matthias Glasner, le ocurría algo parecido. En este caso, lo que hay que buscar, en el diccionario o dónde sea, es al guionista. Un bonito desastre. (…) la inverosimilitud de cada personaje hace que nos acordemos con claridad del guionista.

La película húngara es lo más parecido a una patada en la retina que se ha visto recientemente en pantalla. El director pega la cámara al gesto nervioso y profundamente sucio de un ambiente que hiede. Y lo hace de forma que la pantalla adquiere la repugnante consistencia de las cosas viscosas, salvajes e injustas. La idea es crear en la audiencia la sensación de la peor premonición, el tacto del miedo. Y, en efecto, nadie sale indemne. A veces, impúdico, otras, brutal, Fliegauf no deja respiro a los buenos sentimientos. No hay aliento siquiera.”

Luis Martínez – El Mundo

A Royal Affair parece una condensación de una miniserie de prestigio. Su intención es revestir de ropajes románticos un episodio de la historia danesa y recuperarlo para todos aquellos europeos que crean que en Dinamarca no ha ocurrido nada digno de mención antes de la invención del Dogma.  Arcel confunde el aliento épico de las películas de época del cine clásico con un academicismo al borde del ridículo.

Ridícula también es la alemana Mercy. Mathias Glassner utiliza el oscuro invierno ártico como metáfora de los infiernos de la culpa, aunque cada paso que dan sus personajes parece desafiar la lógica del sentido común.

Just the Wind es un filme sucio, sórdido, como rodado en el fondo de un vertedero humano. La escalada de tensión dramática del relato está bien graduada porque, aunque anticipamos el final, nunca sabemos de qué esquina del plano saltarán los verdugos sobre sus víctimas.”

Sergi Sánchez – La Razón

 

Bonus Track: Trailer de A Royal Affair

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *