Rueda de prensa: Silencio en la nieve

Escrito por

Twitter icon

Cinema ad hoc estuvo en la rueda de prensa del equipo de Silencio en la nieve, aquí podéis leerla y escucharla.

Se encienden las luces tras los créditos finales de Silencio en la nieve, lo último de Gerardo Herrero. El pase tempranero, con sus consiguientes caras de sueño (y sus ronquidos a cargo de algún crítico al que preferimos no identificar) dan paso a un coloquio previo a la rueda de prensa en el que, a pesar de la opinión contraria de los redactores de Cinema ad hoc, se percibe que la película ha gustado bastante. Todo el elenco de actores, encabezados por los protagonistas Juan Diego Botto y Carmelo Gómez, llegan de la mano de Herrero, que asume las labores de dirección por decimoquinta vez en su carrera, más centrada últimamente en su faceta de productor.

Tras los consiguientes elogios de Enrique González Macho, propietario de los cines Renoir y presidente de la Academia de Cine, las preguntas van saliendo.

Pregunta.- ¿Cuál ha sido tu mayor inspiración para realizar el guión de Silencio en la nieve?

Gerardo Herrero.- Principalmente ha sido la novela, la cual me pasaron unos amigos y me gusto mucho. Conocía la División Azul pero no la había estudiado. Ahora conozco un montón, he leído todo lo que ha caído en mis manos sobre el tema y he visto todos los documentales posibles. Curiosamente, no he visto las dos películas de los años cincuenta que hay acerca del tema, porque no quería tener una referencia audiovisual, me bastaba con la novela, donde estaba todo lo que me podía interesar como los falangistas y su mala relación con los alemanes, la relación que había con los rusos… Ha habido un gran trabajo de documentación detrás y sobre todo un trabajo de equipo esplendido, desde la dirección artística, la fotografía, y por supuesto el casting. He tenido una gran suerte de que tantos buenos actores me hayan acompañado.

Pregunta.- Los actores están todos fantásticos, en especial los secundarios.

Gerardo herrero.- Sí,  he querido trabajar con actores que ya conocía porque sólo teníamos siete semanas de rodaje y además, al rodar en Lituania, estábamos muy limitados por las horas de luz Quería conocerlos para no malgastar tiempo. Todos han estado fantásticos y eso es lo fundamental en una película, que los actores estén bien por encima de todo.

Pregunta.- ¿Cómo ha sido su labor de aprendizaje sobre la División Azul?

Gerardo Herrero.- Sobre todo no quería hacer una película maniquea, presentando mal a los franquistas, que hubiera sido lo fácil. Para ello me ayudo mucho la investigación, descubrir la cantidad de motivos que tenía la gente para ir allí: Militares de carrera, falangistas convencidos, republicanos lavando culpas, comunistas que querían escapar y pasarse al lado soviético. Todo eso lo vas descubriendo documentándote. Había muchos chavales que simplemente se apuntaban por vivir una aventura. Conocimos al abuelo de un famoso actor del cine español, cuya motivación fue vivir una aventura, y se escapó de casa a los diecisiete años para enrolarse en la división. Nos contó sus recuerdos y eran Disneylandia, lo que nos dejo a todos sorprendidos porque no correspondía para nada con lo que nosotros habíamos visto y leído. En su cabeza había unos recuerdos maravillosos, hasta el día en el que vio la película que me dijo: «Así era, así era». Era sorprendente como su memoria jugaba con lo que había pasado. He intentado entender a los personajes, no juzgarles desde mi punto de vista personal o ideológico.

Pregunta.- ¿Habéis usado algún militar real como referencia?

Carmelo Gómez.- Yo fui de los últimos que hice la mili obligatoria, el ponte allí o ponte allá y toda esa cosa de negación del individuo. Aunque luego tiene esa parte de que las amistades que haces allí suelen ser de las que mas suelen perdurar. Al final lo humano es siempre lo que acaba trascendiendo, y es lo que acaba contando la película por debajo del thriller de su trama principal, la amistad de dos hombres desarraigados con ideas polarizadas que al final se hacen amigos. En las situaciones en las que mas te anulas como individuo más buscas el calor de un amigo. Se que esto no es lo que preguntabas, pero te lo cuento igual (risas).

J. Diego Botto..- Yo no me he basado en ningún militar en concreto Sí que tuvimos contacto con algunos, aquí y allí (en España y Lituania), pero que no me sirvieron de referente, quizás porque mi personaje, aunque es militar, también es un inspector de policía y está tan poco marcado y definido que es posiblemente el personaje más opaco que haya interpretado en mi carrera. Creo que nunca he trabajo con un personaje del que supiera menos. De hecho ese fue el planteamiento desde los primeros días de ensayos con Gerardo, en los que buscamos un personaje muy inexpresivo y del que todo lo que podemos llegar a saber es gracias a sus silencios y sus miradas, pero no de algo explicito.

Pregunta.- ¿Es verdad que en la división azul se jugaba a la ruleta rusa?

Ignacio del valle (escritor de El tiempo de los emperadores extraños, en el que se basa la película).- De todo lo que sale en la novela me he podido inventar solo un diez por ciento. El resto esta todo documentado como han podido comprobar al hacer la película. En la escena de la violeta llegan a tal estado de degradación  moral y psicológica que jugaban metiendo balas hasta dejar solo un agujero libre. Eran partidas secretas que se hacían esporádicamente y en las que participaban soldados de todas las nacionalidades, y es importante decir esto porque mucha gente olvida que la Wehrmacht era un ejercito imperial compuesto por gente de decenas de nacionalidades.

Pregunta.-¿Que relación ha tenido con el escritor de la novela?

Gerardo Herrero.- La relación con los escritores es algo que hay que cuidar desde un principio, establecerla claramente, diciéndoles que se va a trabajar sobre su novela pero que se van a cambiar muchas cosas, por infinitos motivos. El ha colaborado dando su opinión antes y durante el rodaje. lo único gordo que hemos cambiado es el final. Me parece bien su final, pero el que nosotros hemos hecho es diferente, el que nos parecía adecuado. De hecho fue un final que salió discutiendo con todos los actores y decidiendo cual era el camino a  tomar. Volví a escribir  la escena en el mismo momento de rodarla, cosa que me encanta porque es lo que le da vida a una película. Hasta iba a hacer dos finales porque tenía dudas, pero lo vi tan claro después de rodar el primero que descarté la idea.

Pregunta.-¿Cómo habéis conseguido una ambientación tan lograda?

Gerardo Herrero.- La ambientación es merito de Edu Hidalgo, que es el director artístico y que ha hecho un trabajo fantástico. Ha conseguido implicar al equipo lituano, ya que era el único departamento compuesto íntegramente por personas de allí. Es muy perfeccionista porque el cine es muy frágil, cualquier pequeño detalle se nota mucho.  Que la dirección artística estuviera bien era fundamental para una película con un valor de producción como ésta, en la que ha participado tanta gente en la producción.

Antonio Saura (Productor ejecutivo).- También hay una parte de producción muy grande el tener que traer materiales de la Segunda Guerra Mundial de todas partes, un trabajo larguísimo de producción alquilando tanques en Polonia, Georgia, encontrando los uniformes. La gran ventaje fue localizar en Lituania,  donde conservan muy bien la mayoría de cosas soviéticas y de la Segunda Guerra Mundial, dado que vivieron la guerra de una manera bestial. Esa textura se nota en la película, todo parece real.

Pregunta.- ¿Te ha costado mucho encontrar financiación para una película tan ambiciosa en los tiempos de crisis que vivimos actualmente?

Gerardo Herrero.- Nunca me metería en un proyecto si no supiera que puedo encontrar el dinero para llevarlo a cabo. Sería como tirar todo el trabajo a la basura. Para hacer esta película hemos tenido la colaboración de TVE y de unas cuantas productoras, si no hubiera sido imposible. También hay que tener en cuenta que este proyecto empezó hace tres años, cuando no estábamos tan mal económicamente como ahora. Quizás hoy en día sí hubiera sido más difícil conseguir la financiación para hacerla.

Pregunta.- ¿Hubo miedo en algún momento de que la audiencia no quisiera ir a ver una película protagonizada por falangistas o nazis,  y por eso se haya humanizado un poco al personaje principal con toda la trama amorosa con la rusa y el niño?

Gerardo Herrero.- Yo no sé lo que quiere ver la audiencia y lo que no, así que no puedo hacer las películas pensando lo que les va a gustar. Me encantaría que esta película tuviera un gran éxito de taquilla, pero no sólo por el tema económico. He intentado darle verdad, honor y respeto a los personajes, por poco realistas que puedan parecer algunas situaciones. En realidad me parecería imposible que los personajes de Juan Diego y Carmelo pudieran ser amigos y mucho menos que dijeran lo que pensaban sobre la división azul tan abiertamente, no me lo creo. Pero tampoco me creo la historia real de que dos comunistas que estaban en la División Azul se escaparon para unirse a los soviéticos y cuando llegaron al otro lado de la trinchera levantando el puño los cosieron a balazos porque en realidad no habían llegado al lado soviético realmente sino que era otra trinchera nazi (risas)

Pregunta.- ¿Por qué ha decidido no subtitular las partes en ruso y alemán?

Gerardo Herrero.- Porque la película habla sobre el punto de vista de los españoles y de su mala relación precisamente con los rusos y alemanes, de los que no entendían nada de lo que decían. Investigando me he podido dar cuenta hasta que punto era difícil la comunicación de las maniobras de guerra entre unos y otros, porque no se entendían nada, he querido meter también eso en la película.

2 Responses to Rueda de prensa: Silencio en la nieve

  1. La penultima pregunta, la única con algo de mala leche, ha corrido a cargo de Maldito Bastardo. ¡Grande!

  2. martincuesta74 dice:

    Yo la veo una pregunta normal, eh, quiero decir siempre que se tocan estos temas tan polémicos y más en un país como España suele pasar lo que pasa. Al menos no se caricaturiza, lo cual es loable y poco frecuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *