Especial Navidad 2011

Escrito por

Twitter icon

Les dejamos con varios análisis de varios colaboradores de Cinema ad hoc sobre películas que transcurren en Navidad. Unas son muy navideñas; otras, no tanto. Unas son muy buenas; otras, no tanto.

LOVE ACTUALLY, POR MARTÍN CUESTA:

«Love actually es, probablemente, uno de esos extraños casos, seguro que vosotros también los tenéis, en los que una película que aparentemente contiene una multitud de elementos que deberían convertirla en presa de tu odio, consigue, sin embargo, resultarte divertida y entrañable. Pero no estamos para hablar aquí de mi creciente y preocupante grado de moñez cinéfila y vital sino de qué aporta al cine navideño esta peli y, bueno, aparte de esa horrible y emocionante cancioncilla (All I want for Christmas is you), de los previsibles tartamudeos de Hugh Grant y de Colin Firth hablando portugués, si a alguien debemos destacar es a Bill Nighy (Billy Mack), una especie de moderno (y rocanrolero) Ebenezer Scrooge, buen amigo de las sustancias Made in Colombia y de las Mamás Noeles ligeritas de cascos, absolutamente entrañable y divertido en su rol de-vuelta-de-todo. Aunque sólo fuera por él merecería la pena revisarla. Y no lo olvidéis: Christmas is all around me».

CAH / Love actually

PLÁCIDO, POR FAVIO ROSSINI:

«Ponga un pobre en su mesa. Así reza la campaña de navidad de ollas Cocinex, que subasta mendigos cual patas de jamón entre las familias de ricos para demostrar que son los más generosos, humildes y cristianos de la vecindad. Y entre medias de todos estos burgueses limpiando sus conciencias tenemos a Plácido, al pobre Plácido, que se las ve canutas para poder cobrar el dinero que le permita pagar la letra de su recién adquirido motocarro, su único medio de vida. Siguiéndole nos adentramos de lleno en una historia surrealista que nos muestra la falsedad de la sociedad burguesa de la época, por supuesto teñida del humor ácido de Azcona y de los planos secuencias marca Berlanga, que en Plácido vuelve a meterle un gol a la censura, mofándose en su cara de aquella campaña franquista que, bajo el nombre de “siente un pobre en su mesa”, animaban al pueblo a invitar a un mendigo en Nochebuena, como muestra de caridad cristiana. Siempre he tenido debilidad por los personajes de los pobres, que no entienden el bullicio que se monta alrededor suyo ni saben lo que  tienen que decir cuando le preguntan los periodistas, pero que saben muy bien cómo actuar delante de un plato de jamón y un chato de vino. Es increíble ver cómo esos pedazos de actores (Luis Ciges y Félix Fernández) son capaces de soltar sus frases con la boca llena de lonchas de lomo. Grandes, muy grandes. Tenía que haberme conocido usted cuando la guerra. ¿La de África? No, la Austrohúngara».

CAH / Plácido

SOLO EN CASA, POR GRANDINE:

«Hablar sobre Solo en casa es hablar ya sobre un clásico del cine navideño, uno de esos clásicos que poseen la etiqueta de cine infantil cuando, en ocasiones, el personaje de Macaulay Culkin no puede tener más mala leche. No sólo habría que recordar momentos como los del asalto perpetrado por Pesci y Stern, si no también secuencias tan emblemáticas como la del pizzero, en la que lo despacha con una frase hábilmente reproducida en un VHS que muchos a día de hoy todavía conservarán en su memoria: “Quédate con el cambio, sabandija asquerosa”. Hablando de frases, también conviene recordar que aunque su conclusión posee otro tono, Kevin no deja de recordarnos que “la familia es una mierda” y añade un plus de frescura a una cinta navideña donde el primero en mandar al traste ciertos valores es un niñito de pelo rubio y tez rosada. Luego vendrían tantas secuelas de la saga, pero ninguna (ni siquiera Solo en casa 2, también dirigida por Columbus e interpretada por Culkin), alcanzaría el ingenio y el encanto que sí tuvo una primera parte que por algo sigue siendo toda una referencia entre las de su especie».

CAH / Solo en casa

BLAST OF SILENCE, POR TARKO:

«Un terrible alarido rompe la voz en off, mientras avanzamos inexorablemente hasta el final del túnel a bordo del tren de la vida. Naciste con dolor y rabia Baby boy Frankie Bono, pero con el tiempo aprendiste a sacar tu furia de una única manera. Ahí afuera, en el mundo exterior, están de fiesta. Villancicos, lucecitas y árboles adornados… ya sabes, es Navidad; encima estás en Manhattan; la vida te sonríe chico. Pero, recuerda, tú odias la Navidad, sólo has venido por negocios; eso sí, algo diferentes a los del resto de mortales. Eres un lobo solitario que ha salido de caza. Eres un asesino a sueldo. Las Navidades no son siempre felices, no siempre estás junto a tus seres queridos al abrigo de una chimenea cargada de leña, también existen sombras errantes al margen de la sociedad. Esta película es una muestra de ello. Con una mirada en blanco y negro y una sempiterna voz en off que a cada paso nos desnuda el alma de un solitario asesino que debe cumplir un encargo en fechas tan señaladas. Blast of silence, un trepidante ejercicio de cine negro que se engloba dentro del cine independiente americano y que sin duda sirvió de inspiración al Travis Bickle de Scorsese. Un clásico a reivindicar».

CAH / Blast of Silence

GREMLINS, POR SARAJESKI:

«Ahora que se acerca la Navidad, es un buen momento para recordar unas de esas típicas pelis ochenteras de monstruítos con sabor añejo a serie B que tanto hicieron las delicias de niños y adultos. Hablo de Gremlins, y de Gizmo, uno de esos personajes adorables  que pueblan nuestra infancia. Aunque si echamos la vista atrás descubrimos que Gremlins es mucho menos infantil de lo que pudiera parecer. Tal vez su acierto es acercar todo ese mundo made in serie B a un espíritu navideño bastante gamberro, como demuestra una de las escenas icónicas de los 80: centenares de gremlins macarillas canturreando en el cine mientras disfrutan de Blancanieves y los 7 enanitos, de la Disney. Así que nos queda una comedia gamberra, huyendo de lo establecido, con su ración de golpes y carcajadas por igual. Que ya no se hagan pelis así es una lástima. Sobre todo ahora que se confunde peli infantil con peli estúpida. Recordad ”no darle de comer después de medianoche, no mojarlo y evitar que le dé la luz del sol”. A no ser que se quiera acabar en la cocina haciendo batido de gremlin con la batidora».

CAH / Gremlins

QUÉ BELLO ES VIVIR, POR CRISTIAN PERELLÓ:

«En Qué bello es vivir, película por excelencia del cine navideño clásico, Frank Capra da el do de pecho para contarnos la historia de George Bailey (James Stewart), héroe épico-costumbrista que lucha, sacrificando su propia libertad y sus planes previos de futuro, contra el tirano que controla el pueblo de Bedford. Bañada por la moral cristiana, no necesariamente navideña y no especialmente católica (pues habla, sobre todo, de la fe en el bien y alcanza el rango de universal), la cinta exhibe un ritmo narrativo ejemplar y una poderosa emotividad dosificada hasta llegar a un último tramo vibrante y enérgico que desemboca en una explosión de empatía capaz de contagiar a (casi) cualquier espectador. Uno de los finales más hermosos de la historia del cine para una de las películas más redondas del Hollywood clásico».

CAH / Qué bello es vivir

BAD SANTA, POR SERGIO ANDRÉS:

«Bad Santa es una deliciosa obscenidad para Navidades. Divertida, cachonda y traviesa. Un film que nace con el único propósito de entretener y que lo consigue gracias al agudo guión y a las interpretaciones de los actores, en especial la de Billy Bob Thornton, que encarna al Santa Claus más gamberro, maleducado, sinvergüenza y vándalo del cine navideño. La vulgaridad obscena e impúdica predomina y le da ese toque ácido que la hace diferente y divertida. Una diversión que nace de la mano de los hermanos Coen, que dan origen a la historia, y que es plasmada de forma visual por Terry Zwigoff, director de cine que ha ganado popularidad gracias a sus películas surgidas del mundo de los comic underground (Ghost World y Crumb). Bad Santa está impregnada en todo momento por el ambiente festivo de la Navidad, pero encarna la antítesis de los valores navideños; su espíritu se derrumba de la mano de Bob Thorton y su soez lenguaje. Bad Santa es una transgresora cinta que te ayudará a pasar hora y media de manera jocosa y divertida».

CAH / Bad Santa

EYES WIDE SHUT, POR RIZZO:

«Desde un principio se nota el ambiente festivo en el que se desarrolla Eyes Wide Shut. Sí que es posible que mucha gente diga que esto se debe a que la película retrata a un grupo social acomodado, de esos que se tiran de fiesta día sí, día también. Probablemente tengan razón. Pero en esos largos caminos que realiza Tom Cruise por las calles de la ciudad, ataviado con su enorme abrigo, se siente que calor no hace aunque prostitutas de cándido corazón -y también muy abrigadas, con su gorrito tan cuco-, lolitas -éstas más ligeritas de ropa- u orgías intentan conseguir que lo sienta. Quizá donde más se sienta el espíritu navideño sea en el final de la película que voy a contar a continuación. Que pasen a la siguiente película los que no han visto ésta. En una tienda, los papás acompañan a su hija para mirar regalos mientras suena de fondo música navideña. Aquí, mientras la niña va mirando futuros regalos, la madre (Nicole Kidman) le hace su regalo a su marido (Tom Cruise), que no es otro que el de que cuando lleguen a casa y a su dormitorio seguro que va a arder Troya. Qué mejor manera de celebrar la Navidad que ésa».

CAH / Eyes wide shut

NOCHE DE REYES, POR SHELBY:

«Como bien han señalado mis compañeros, muchas grandes películas se han ambientado en Navidad. Pero también estas fechas tienen la culpa de que cada año nos traguemos unas cuantas bazofias, y alguno de nosotros debía hablar de ello. Miguel Bardem, cuya carrera nunca ha alcanzado cotas muy altas, pretendía dar una vuelta de tuerca ácida a los tópicos de la Navidad y terminó por erigir un batiburrillo sin pies ni cabeza. La excusa: las desventuras de una familia de clase alta cuya vida se vería trastocada tras la importante reunión que la empresa del padre mantiene con un empresario japonés en la mencionada noche. La inverosimilitud es la nota dominante de una película que no deja de sorprender y confunde tener un ritmo endiablado con encadenar situaciones rocambolescas sin ningún sentido. Las actuaciones (con el mito Javivi de guest star) y el apartado técnico son correctos dentro de lo que cabe en una propuesta que, sin embargo, adolece de un guión escandaloso que confirma en su tramo final que para dar un giro a lo que solemos ver en las cintas navideñas hacen falta algo más que intenciones. El carácter paródico de todos los personajes acaba por volverse en contra: los Reyes Magos y Papá Noel son perdedores buscavidas, la aparentemente dulce niña de la familia trafica con petardos, el novio de la Pataky es un friki que aparece disfrazado durante todo el metraje… y así. Por desgracia, no encuentra el tono en ningún momento; por eso nadie se acordará de ella como opción para estas fechas».

CAH / Noche de reyes

PESADILLA ANTES DE NAVIDAD, POR DIEGO BEJARANO:

«La siniestra y deliciosa fábula navideña Pesadilla antes de navidad no necesita presentación: su fama le precede. La película nos presenta a Jack Skellington, el más notorio personaje de la Ciudad de Halloween (un profesional, ¡un maestro infernal al que el mismo Lucifer podría envidiar!), que vive cansado de hacer siempre lo mismo en su monótona realidad. Pero un encuentro fortuito con la Navidad dará un giro a su existencia y será entonces cuando, tras secuestrar a Santa Clavos, se proponga un plan que podría acabar con su vacío aterrador… No deja de ser éste, al fin y al cabo, el viaje introspectivo de un personaje que busca la luz escondida tras las tinieblas interiores y que acaba hallando la felicidad con la ayuda de la persona indicada. Sin embargo, más allá de su trasfondo moral, Pesadilla antes de navidad es un despliegue de imaginación sin precedentes, una obra capaz de crear un universo absolutamente propio (riquísimo en detalles, de imaginería macabra y divertida, oscura y llena de vida), habitado por una galería de personajes carismáticos e inolvidables: del pusilánime alcalde de dos caras (la crítica va implícita) al entrañable hombre lobo con camisa de cuadros, del enfermizo doctor Finklestein al saco de gusanos Oogie Boogie… sin olvidarnos, por supuesto, de la encantadora pareja formada por Jack y Sally. Todo destila magia en este musical animado, en esta comedia de terror, en esta aventura que nos lleva de la mano con nuestro esquelético protagonista en su periplo por el reverso oscuro de las tradicionales fiestas navideñas».

CAH / Pesadilla antes de navidad

ELF, POR ANTONIO1004:

«Seguramente Elf (Jon Favreau, 2003) no será la película con la que volver a creer en la Navidad, estas fechas del año que cada vez llegan antes, pero sí una con la que reírse a costa de sus tópicos, encarnados en la figura de Will Ferrell, en esta ocasión convertido en un elfo despistado que anda suelto por la gran manzana en busca de su padre biológico (un James Caan más perdido que en el día del padrino), estableciendo un diálogo acerca de la inocencia perdida, otorgando con su humor idiota una mirada fresca al género, que, desde entonces, le ha llevado a ser una de las figuras más relevantes (y también menos reconocidas) de la comedia americana. Buena muestra de ello son las escenas de su vida en el mundo de los elfos -midiendo dos metros-, la fascinación que muestra por cada pequeña cosa de nuestro mundo -como por ejemplo una escalera mecánica-, los atropellos que sufre con una sonrisa cada vez que cruza la acera y, sobre todo, su fatídico encuentro con un Papá Noel de centro comercial al que acusa de estar sentado en un trono de mentiras. Dejaremos de lado las inevitables tramas familiares y románticas, aunque no puede ser más irónico que -la ahora estrella de América- Zooey Deschanel encarne a una tímida joven a la que le da vergüenza cantar en público pero que con su voz recupera el espíritu navideño; pues el azúcar con el que el inefable Jon Favreau edulcora lo que tenía que haber sido una película anti-navideña, la convierte en un tontorrón cuento de Navidad, en lugar de la sátira que tenía que haber sido y que, en el fondo, es».

CAH / Elf

7 Responses to Especial Navidad 2011

  1. Shelbynski dice:

    En la imagen que tenía prevista en un principio salía Javivi 🙁

  2. Enidnarg dice:

    Ahí te he visto!! Grande Kevin!!

  3. Nos ha faltado meter la de la familia y uno más, yo no me temo las uvas nunca si no he visto a Isbert buscando a Chencho.

  4. Cristian Perell&oacu dice:

    Gracias. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *