Críticas: Crazy, Stupid, Love

Escrito por

Twitter icon

Tenemos nueva comedia romántica de Hollywood que está por encima de la media. Para las personas muy sensibles, cuidado: pueden mojarse sus calzoncillos, bragas o tangas.

John Regua y Glenn Ficarra eran los directores de I Love You Phillip Morris, una película que conforme pasa el tiempo va creciendo en mi memoria, cada vez me gusta más y que contaba con unos estupendos Jim Carrey y Ewan McGregor como pareja protagonista que vivían su amor entre rejas. Ambos directores vuelven a la carga con su segunda película: Crazy, Stupid, Love.

Crazy, Stupid, Love es una película menos incisiva que su debut, que se adhiere a la perfección a su género -comedia romántica, aunque en muchos momentos prima la comedia a secas-. No es que I Love You Phillip Morris fuera una película especialmente transgresora pese a que fue censurada por un Hollywood aún retrógrado, pero sí es una película a la que se le veía con más valentía que la que tiene Crazy, Stupid, Love, que es más convencional y que cae, sobre todo en la última parte de la película, en ciertos tópicos molestos.

Crazy, Stupid, Love es entretenida pero uno al final acaba esperando más de ella porque tiene personajes que son atractivos y hay buenos actores en la piel de estos. El argumento lo podemos dividir en varias partes: la parte en la que Steve Carell acaba de separarse de su mujer (Julianne Moore) después que ella le ponga los cuernos con Kevin Bacon; la relación de Steve Carell con Ryan Gosling con el segundo convirtiendo en un follador nato al primero; todo el tinglado con Emma Stone, una amiga suya, un compañero de trabajo que le tenía que pedir matrimonio y finalmente Ryan Gosling; y, por último, toda la trama de la canguro enamorada en secreto del padre mientras el hijo, delante de todo el mundo, la abochorna manifestando su amor por ella.

Tiene su punto la segunda parte citada con Ryan Gosling instruyendo a Steve Carell aunque también le he visto cierto encanto a ese enamoramiento secreto de la canguro. Lamentablemente Emma Stone no tiene una historia en la que pueda mostrar toda su naturalidad y lo que es peor, acaba contagiando tanto al personaje como a la interpretación de Ryan Gosling, que hasta ese momento había estado a buen nivel. Es una trama apresurada y mal integrada en el conjunto. Mientras que la que comparten Steve Carell y Julianne Moore es la más conseguida, la que tiene las mejores escenas. Y reconozco que me he reído bastante con la escena SPOILER en que todas esas subtramas se juntan en una muy divertida pelea masculina FIN SPOILER.

Crazy, Stupid, Love ofrece algunas escenas que son divertidas SPOILER las fotos desnuda de la chica, la reunión de los padres con la profesora que interpreta Marisa Tomei, Kevin Bacon siendo intimidado por el crío en la oficina FIN SPOILER como también tiene una escena más romántica que me ha gustado bastante, que tiene cierta emoción SPOILER la llamada de teléfono de Julianne Moore a su ex marido mientras este la está viendo, es tópico pero funciona FIN SPOILER. No funciona para nada el momento romántico para mojar bragas entre Ryan Gosling y Emma Stone ni las continuas declaraciones del crío pequeño a la canguro. Tampoco el final de la película, tan previsible como lo es la toda la película pero tremendamente molesto. Tengo la sensación que aunque finalmente nos encontramos con una película que se con facilidad y resulta simpática, los directores podrían haber sacado más provecho, que podría haber sido una comedia muy buena porque ambos tienen talento y en algunas escenas de Crazy, Stupid, Love lo demuestran.

7 Responses to Críticas: Crazy, Stupid, Love

  1. Neathara dice:

    No estoy de acuerdo. Yo mojé las bragas con el momento romántico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *